Visita de Yasiel Puig y compañía crea gran impacto en juventud de Cuba

Entusiasmo en Cuba por visita de jugadores cubanos de las Grandes Ligas
Visita de Yasiel Puig y compañía crea gran impacto en juventud de Cuba
Una aficionada muestra un cartel de los beisbolistas Manuel Pui y Miguel Cabrera durante una clase práctica de beisbolistas de Grandes Ligas a niños cubanos en La Habana.
Foto: EFE

La visita a Cuba de los jugadores de béisbol que habían abandonado la isla al margen de la normas legales vigentes, se mantuvo en los titulares de los medios y en el interés de la sociedad de la isla que interpretan la presencia de sus compatriotas como un avance crucial en la normalización de las relaciones con Estados Unidos.

Yasiel Puig, estrella de los Dodgers, el toletero de los Medias Blancas, José Abréu, el jugador de cuadro Alexei Ramírez y el cátcher de los Cardenales de San Luis, Brayan Peña hacen parte de una delegación de las Grandes Ligas que preside el ex mánager de Yankees Joe Torre junto a directivos del sindicato de peloteros de Grandes Ligas.

LEE: Histórica visita de las Ligas Mayores a Cuba llena de emoción a sus protagonistas

Después de un primer día de expectativa en el que los jugadores tomaron contacto con sus familiares, a los que no veían hacía años, el miércoles los tomó más distendidos y dispuestos para atender a los medios y departir con niños y jóvenes en cumplimiento de una agenda previamente establecida.

Todo muy tranquilo

“Nos han dicho que no habrá problemas con nada y que este es el momento para limar todo”, dijo José Dariel Abréu jardinero de Medias Blancas mientras participaba junto a Puig, Ramírez y Peña de un evento al aire libre en el Estadio Latinoamericano de La Habana, un escenario emblemático lleno de historia.

Bryan Peña también tuvo palabras de gratitud por el momento especial que se les brinda. “[estoy] muy agradecido con todos los que tuvieron que ver con este reencuentro tan hermoso”.

Durante décadas los jugadores de béisbol que querían jugar en las Grandes Ligas debían escapar de la isla, mayoría de las veces arriesgando su vida para tratar de llegar a Estados Unidos.

Los casos de Orlando ‘El Duque’ Hernández, Rey Ordoñez, Kendrys Morales y Yasiel Puig son una mínima muestra de decenas de casos en que el talento de la isla debió desafiar toda clase de riesgos para convertir su deporte en una profesión lucrativa para sus familias.

“Si nos trajeron es para algo”, dijo escuetamente Puig uno de los más asediados y reconocidos como integrante de los populares Dodgers, una de las franquicias favoritas y en la que militan siete peloteros nacidos en la isla.

Taller de enseñanza

Según reportaron medios informativos de la isla, el encuentro de ayer de los peloteros de Grandes Ligas entre los que están estrellas como el toletero venezolano Miguel Cabrera, Clayton Kershaw y Nelson Cruz, consistió en un ejercicio con un grupo de unos 100 niños que se dividieron en cinco grupos para interactuar con los jugadores y atender sus instrucciones.

La alegría, los gritos de júbilo y la emotividad se abrieron paso cuando las estrellas empezaron a firmar pelotas de béisbol y posar para fotos jutnos los pequeños.

Una escena que no parecía ser distinta a lo que ocurre en un parque de Estados Unidos con los niños frente a sus ídolos.

Esta, sin duda la mejor manera de romper el hielo y cambiar viejos hábitos que tenían prohibido en la isla hablar de los logros de los cubanos en Estados Unidos.

Es cierto que todavía es muy limitado el acceso a lugares para ver los partidos en que juegan los “desertores”, pero ahora gracias a las aproximaciones de los gobiernos de Barak Obama y Raúl Castro y a la diplomacia del deporte será posible encontrar puntos de encuentro “através del lenguaje universal del beisbol” como dijo Joe Torre.

La visita de la delegación de Grandes Ligas, que empezó el lunes 15, deberá terminar el 18 de diciembre con otra agenda de actividades destinadas a establecer lazos de aproximación entre el béisbol de EEUU y Cuba.