¡Larry Hernández también llora! Entérate porqué

El cantante dio una entrevista televisiva en la que no pudo contener las lágrimas por no poder estar con toda su familia en Navidad

¡Larry Hernández también llora! Entérate porqué
Larry Hernández compartió con su público una foto de su día a día en Instagram.
Foto: Getty Images

Sabe que tiene un futuro incierto y quizás por eso las emociones de Larry Hernández están a flor de piel. Y al hablar de su madre, lloró como un niño.

Tratando de disimular sus nervios, el cantante de música regional mexicana aseguró en entrevista con “El Gordo y La Flaca” de Univision: “yo estoy contento”.

Este año, para él ha sido difícil porque aunque en su gran mayoría logró gran éxito y mucho trabajo, por otra, sigue su proceso legal tras ser acusado de supuesto secuestro y agresión en Newberry, Carolina del Sur. Este último lo llevó a ser detenido por casi un mes.

“Este 2015 nos deja muchas cosas bonitas, muchas sorpresas y bueno, vamos a esperar el 2016 muy positivo”, dijo al respecto.

Dejó entrever que había cometido errores en el pasado pero que ahora tenía una nueva perspectiva de vida.

“Creo que nunca es tarde para cambiar. Yo soy de las personas que antes miraba las cosas de otra manera, hoy las veo de otra manera. Creo que todo mundo que está dispuesto a cambiar y que lo hace de una manera honesta y del corazón, nunca es tarde”, agregó.

Añadió que está “bendecido por tener tanta familia, tener tantas señoras que se acercan que estuvieron pidiendo por mí”, durante su detención, así como por los seguidores que lo han visitado a su casa.

Pero lo que no pudo evitar, por más que trató, fue que se le salieran las lágrimas al hablar de sus planes para estas épocas festivas.

“Desgraciadamente, creo que este año mi mamá no podrá estar conmigo. La Navidad ella la va a pasar en México y pues, yo no puedo ir a México… Yo entiendo que también están mis hermanos, que están allá en México y bueno, pues voy a estar con ella antes y creo que será una Navidad bonita, porque voy a estar con mis hijas, mis hijos tampoco van a poder estar conmigo. Ojalá que pudiera estar aunque sea uno”, dijo mientras se limpiaba la cara y debido a que una de las condiciones para recuperar su libertad fue precisamente que no podía viajar fuera de Estados Unidos.

Pero aseguró que tendrá que ser fuerte para pasársela bien. Sobre todo, porque una semana después, el 31 de diciembre volverá a presentarse ante un juez en Carolina del Sur para seguir con el caso en su contra.

“Si hay algo que ha llegado a mi vida, es eso, el agradecimiento”, concluyó.