El polémico plan de Dinamarca para cobrarle a los refugiados

El gobierno danés impulsa una ley para permitir a la policía incautar el dinero y los bienes de los solicitantes de asilo que lleguen al país, como forma de pago por sus gastos de alojamiento, salud y educación
El polémico plan de Dinamarca para cobrarle a los refugiados
Las autoridades estiman que durante 2015 Dinamarca habrá recibido unos 20.000 refugiados.
Foto: BBC

La solidaridad no siempre es gratis. El gobierno de Dinamarca impulsa una polémica propuesta para embargar los bienes de los asilados que lleguen a ese país como parte del pago por los costos de su acogida.

La ministra de Integración, Inger Stoejberg, dijo que la policía debería estar autorizada a incautar los bienes de los refugiados para costear sus gastos de alojamiento, salud y educación.

Stoejberg comparó la situación de los inmigrantes con la de los daneses desempleados, quienes deben vender sus bienes de cierto valor para poder reclamar la asistencia pública.

El plan fue recibido con fuertes críticas en la prensa internacional. The Washington Post lo calificó como “extremo” y Vox lo describió como “cruel”.

Dinamarca espera recibir unos 20.000 migrantes en busca de asilo este año, en comparación con 15.000 que llegaron en 2014, según indicó el ministerio de Integración a la BBC.

Esperan que la cifra se eleve a 25.000 en 2016.

Ropa y equipaje

El ministerio de Integración informó en una declaración que la norma dotaría a las autoridades de “poder para buscar en la ropa y en el equipaje de los solicitantes de asilo, así como de otros inmigrantes sin papeles, con miras a encontrar bienes”.

La futura ley sólo se aplicaría para incautar montos de dinero en efectivo superiores a US$436 y “bienes tangibles de valor considerable”.

Stoejberg dijo que los anillos de matrimonio, los relojes y objetos “con valor sentimental” no deberían ser incautados.

Se prevé que la norma sea aprobada sin dificultades, dado que cuenta con el apoyo del gobernante partido Venstre, de centro derecha, y del Partido del Pueblo Danés, de derecha y conocido por sus posiciones anti-inmigración.

Venstre gobierna en minoría gracias al apoyo en el Parlamento del Partido del Pueblo Danés. Se espera que ambas fuerzas aprueben la nueva ley en febrero.

¿Es una broma?

“Es muy revelador sobre las actuales políticas danesas que (algunos) no están muy seguros sobre si se trata de bromas o no”, comentó a propósito de esta propuesta Zachary Whyte, investigador sobre temas de asilo e integración en la Universidad de Copenhaguen, al Washington Post.

“Los solicitantes de asilo usualmente no llegan a Dinamarca con grandes montos de dinero en efectivo o con joyas“, apuntó.

En octubre, decenas de miles de daneses realizaron una manifestación a favor de la acogida de refugiados en el país.

Tras llegar al poder en junio, el nuevo gobierno danés ha prometido mano dura en el tema de la inmigración. Desde entonces, ha recortado los beneficios que pueden recibir los recién llegados y ha limitado el derecho a residencia.

Disidencia

El plan del gobierno danés de incautar bienes a los refugiados para costear sus gastos ya tuvo su primera consecuencia política interna.

Este sábado el eurodiputado Jens Rohde anunció que renunciaba a su militancia en Venstra y que se unía al centrista Partido Social Liberal Danés.

Dinamarca está sufriendo un cambio de normas y valores que considero profundamente preocupantes“, escribió en una web al anunciar su decisión basado en las medidas que se han venido adoptando para limitar la migración y en el creciente euroescepticismo dentro de su partido.

“Ahora se ha vuelto aceptable… ordenar a la policía quitarle a las personas arbitrariamente sus últimos bienes y sus últimos restos de dignidad”, lamentó.

MÁS SOBRE LA CRISIS HUMANITARIA