Los buenos deseos de 2016: a sacar el balón del fango

El 2015 deja lecciones duras en el fútbol organizado; se deben tomar decisiones fundamentales para recuperar credibilidad y limpiar su imagen
Los buenos deseos de 2016: a sacar el balón del fango
Catorce miembros de la FIFA fueron vinculados con corrupción y lavado de dinero por autoridades de Estados Unidos en mayo.
Foto: Getty Images

El año finaliza con una estela de cuestionamientos de la mano del fútbol organizado. Los escándalos de corrupción desde sus más altas esferas fueron una constante a lo largo de 2015, en el que también la gran cantidad de lesiones que aquejaron a las estrellas dejan grandes retos por resolver.

Para que el deporte más practicado y con más aficionados retome una espiral ascendente en calidad e ingresos muchos temas deben replantearse con una visión a largo plazo: las fiscalizaciones a las autoridades y a las ligas, el combate al arreglo de partidos, replantear calendarios, fortalecer los sindicatos de jugadores y crear fondos de retiro, son algunos de los puntos que de abordarse ahora darán mejores condiciones a las generaciones venideras tanto de aficionados como de jugadores.

Limpiar al fútbol de corrupción

Ocho años fue la inhabilitación que recibieron Blatter (en la foto) y Platini por parte de la Comisión de Ética de la FIFA al no justificar un pago que el primero le hizo al segundo, presidente de la UEFA / Getty Images
Ocho años fue la inhabilitación que recibieron Blatter (en la foto) y Platini por parte de la Comisión de Ética de la FIFA al no justificar un pago que el primero le hizo al segundo, presidente de la UEFA / Getty Images

Los hombres mas poderosos del fútbol, Joseph Blatter y Michel Platini, fueron los rostros más expuestos este año, en el que muchos miembros de la FIFA y de las organizaciones continentales como Concacaf y Conmebol fueron señalados e investigados por acusaciones de corrupción y lavado de dinero.

Como nunca antes, las autoridades del balompié quedaron evidenciadas y muchas de ellas afrontan cargos ante juzgados de Estados Unidos. Blatter y Platini fueron suspendidos ocho años porque el primero dio dos millones de dólares al exfutbolista galo sin mediar contrato o documentos legales en una operación con trasfondos oscuros.

Para que las estructuras del fútbol puedan ser mejores deben ser reguladas por las leyes ordinarias y no sólo por sus reglamentos internos, como se hizo con la suspensión a Blatter y a Platini.

La FIFA debe adoptar como ejemplo a las ligas profesionales estadounidenses en las que cuentan con reglamentos, pero están sujetas a los ordenamientos civiles cuando se les convoca, así como con informes de ganancias que son entregados a las autoridades financieras para su análisis. Tanto el máximo organismo como el resto de las ligas afiliadas deben someterse a las leyes de sus Estados y sancionar con privación de libertad cuando se cometan faltas graves como lavado de dinero.

Un nuevo cáncer en el campo

Las ligas de España e Italia ya han sido tocadas por el flagelo del arreglo de partidos en beneficio de grupos de apostadores, pero es un tema en el que las más altas autoridades han hecho mutis y no ha profundizado en busca de una solución.

Cuando a inicio del Siglo pasado el béisbol de Estados Unidos se vinculó con grupos de la mafia y las apuestas surgió la figura del comisionado para investigar y regular. Actualmente los comisionados velan por los intereses de los aficionados y los integrantes de la liga y son independientes a pesar de ser elegidos en votaciones de los dueños; así el fútbol necesitaría una figura similar en las ligas y en la FIFA, que sea independiente de las estructuras y pueda ordenar investigaciones judiciales cuando surjan sospechas de arreglos de partidos.

Reducir la cantidad de partidos

Cada año brota como un géiser un largo listado de jugadores con lesiones por sobrecargas de juego debido a la gran cantidad de encuentros que deben disputar con sus clubes y selecciones nacionales. En beneficio del espectáculo y por la integridad de los futbolistas, la FIFA debe replantear la cantidad de encuentros y dar mayores lapsos de descanso para la recuperación muscular.

El hecho de que el fútbol se ha convertido en el más redituable de los negocios deportivos debe ir acompañado por una visión de calidad y bienestar, que puede tener un buen cimiento evitando la saturación de calendarios.

Por un gremio unido

Las comisiones de jugadores que dependen de las ligas y de la FIFA han dejado un amargo sabor cuando se han presentado casos en los que un futbolista se queja por el trato laboral que recibe. Al no ser entidades independientes, el agremiado está contra la pared porque si recurre a las autoridades gubernamentales será expulsado de FIFA y la liga.

Para que haya un mejor nivel, el futbolista debería emular a la MLS de Estados Unidos que cuenta con una Unión de Jugadores muy fuerte y que se formó con los antecedentes que hay en el fútbol americano, el básquetbol, el béisbol y el hockey sobre hielo de ese país.

Sindicatos independientes ofrecerán buenas condiciones a jugadores que están lejos de pertenecer a la elite, pero que forman parte del espectáculo y al final de sus carreras puedan tener una vida digna, con la que eviten finalizar en penurias como ocurre  con centenas de futbolistas en clubes en bancarrota que son condenados a no cobrar sus salarios a tiempo o con muchos astros abandonados por sus compañeros, colegas y directivos, y que no supieron aprovechar sus ingresos para tener un mejor futuro.

La ciencia debe ganar terreno

La investigación médica acumula importancia en las principales ligas del planeta fútbol y tras estudios de las consecuencias físicas de los golpes que reciben los deportistas surgen fondos para apoyar sus tratamientos y rehabilitación, de ser necesarias.

El fútbol debe adoptar una posición similar en el caso de las contusiones y fracturas que pueden manifestar secuelas importante con el paso de los años y que los afectados no tienen ni idea que deberán lidiar con este hecho.

QUIERO MÁS FÚTBOL

El artillero del ‘Tri’ que estaba ‘Guardado’

Suárez fallaba mucho y Nacional pudo haberlo mandado a casa

¿Chicharito dejaría al Leverkusen para convertirse en ‘Gunner’?

Chicharito: eficacia  ‘estilo alemán’ que opaca a los grandes goleadores de Europa