Consigados por porte de armas tres sospechosos del caso Ayotzinapa

Dos de ellos han reconocido su participación en la desaparición de los 43 normalistas
Consigados por porte de armas tres sospechosos del caso Ayotzinapa
Tres hombres presuntamente involucrados en la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa del estado de Guerrero.
Foto: EFE

México

Los tres presuntos miembros del cártel Guerreros Unidos detenidos por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa (Guerrero, sur de México) fueron hoy consignados por delito de portación de arma de fuego, informó la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía).

Con la consignación, los arrestados quedan ante el Poder Judicial de la Federación en el Juzgado Noveno de Distrito en el Estado de Guerrero para que se inicie su proceso.

A través de la Subprocuraduría de Derechos Humanos, Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad, los tres hombres, detenidos el pasado jueves y viernes, fueron internados en un centro federal de readaptación social en el estado de Durango.

En el anuncio de su captura, la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) informó que Bernabé Sotelo Salinas, Cruz Sotelo Salinas y Mauro Taboada Salgado fueron arrestados en el proceso de “identificación, localización y detención de los autores materiales e intelectuales” de la tragedia ocurrida el 26 de septiembre de 2014.

Los presuntos criminales fueron consignados por el “delito de portación de arma de fuego de uso exclusivo del ejército en flagrancia”, sostuvo la Fiscalía en un comunicado.

Sin embargo, remarcó que estas consignaciones “no excluyen cualquier otra que derive de la propia investigación sobre la desaparición de los estudiantes, en virtud de señalamientos de otros actores ya detenidos, material probatorio diverso o de otras causas penales abiertas”.

De acuerdo con la Fiscalía, los hermanos Sotelo Salinas han reconocido su participación y conocimiento en los hechos violentos que terminaron con seis personas fallecidas y los 43 estudiantes de la normal rural Raúl Isidro Burgos desaparecidos.

El tercero, Taboada Salgado, fue puesto a disposición de un juez federal, “a quien le tocará determinar y valorar su situación jurídica en relación con los citados hechos”, continúa la PGR.

Según la versión oficial de lo ocurrido esa noche, los jóvenes fueron retenidos por policías y entregados a miembros de Guerreros Unidos, quienes los asesinaron e incineraron sus restos en un basurero del municipio vecino de Cocula.

La CNS señaló que Bernabé y Cruz Sotelo Salinas “habrían recibido a los jóvenes” por parte de elementos de la Policía de Iguala, mientras que Taboada estaría involucrado en el asesinato de Julio César Mondragón.

Mondragón fue una de las víctimas fatales de los ataques de esa noche contra los estudiantes de Ayotzinapa, presuntamente ordenados por el entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca. Su cuerpo fue hallado al día siguiente con la cara desollada.

La versión oficial de los hechos fue cuestionada por expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que estudian el caso desde marzo pasado.

Más investigaciones
Actualmente, una unidad especial de la fiscalía mexicana analiza otras líneas de investigación para hallar la verdad sobre lo ocurrido.