Editorial: Musulmanes son parte de EEUU

La visita de Obama a un mezquita fue una acertada en medio la hostilidad a los fieles del islam

Guía de Regalos

Editorial: Musulmanes son parte de EEUU
Foto: EFE

La libertad de religión es uno de los pilares de nuestra sociedad. Los primeros colonos ingleses  huyeron de su país en busca de un lugar donde pudieran practicar su fe. En un sitio en donde la expresión de un credo religioso sea respetada y no signifique el ostracismo, la discriminación y el odio.

Por eso, la visita del presidente Barack Obama a una mezquita de Baltimore es significativa, en momentos en que crece la animosidad en Estados Unidos hacia los musulmanes. El surgimiento de ISIS, los atentados de París y los hechos de San Bernardino crearon un ambiente de temor y desconfianza. Un fuego que es atizado continuamente desde la primaria  presidencial republicana, en donde se lanzan propuestas desde permitir el ingreso a solo refugiados cristianos, hasta prohibir la entrada a todo musulmán.

En el 2001, poco tiempo después de los ataques terroristas del 9/11, el entonces presidente George W. Bush fue también a una mezquita ante las críticas abiertas a la religión de los terroristas. La acción del expresidente republicano fue aplaudida por todos, lo que no necesariamente ocurre hoy.

Los estadounidenses ahora están profundamente divididos sobre cómo lidiar con el islam, según una encuesta de Pew Research. La gran mayoría de los demócratas, 71% cree que el próximo presidente ‘“debe ser cuidadoso de no criticar” a la religión cuando habla de terroristas musulmanes, mientras que el 64% de los republicanos cree que debe hablar “con franqueza incluso si critica al islam en su totalidad”. En 2002 Pew halló que 47% de republicanos e independientes favorables a los republicanos dijeron que la “mayoría” o “la mitad/algunos” musulmanes eran “anti-americanos”. Hoy son 63% los que piensan asi.

Obama está acertado al reafirmar en una mezquita estadounidense que sus creyentes son parte de Estados Unidos, que este es su lugar, que pertenecen a este país. Es sintomático del momento político actual que un mensaje de Obama de inclusión sea denunciado como “divisivo” por “motivos políticos” por el precandidato presidencial republicano, Marco Rubio.

La libertad religiosa no es un patrimonio exclusivo del judeo-cristianismo, especialmente en una sociedad tan diversa como la nuestra. Es injusto que la acción de fanáticos religiosos manche a todos los creyentes de esa fe. Queremos creer que nuestra sociedad está representada por una mayoría tolerante y silenciosa, en vez de la hostilidad malintencionada de los políticos en campaña.