Obama pide $319 millones por aumento de niños migrantes este año

El plan es un reconocimiento implícito de que la crisis humanitaria en la frontera sur no ha frenado por completo
Sigue a La Opinión en Facebook
Obama pide $319 millones por aumento de niños migrantes este año
La CBP detuvo a 10,588 niños no acompañados en los primeros dos meses del año fiscal en curso, es decir entre octubre y noviembre de 2015. (Archivo)

WASHINGTON.- La Administración Obama solicitó este martes al Congreso un total de $319 millones para el “cuidado temporal y transporte” de hasta 75,000 niños no acompañados para el año fiscal 2017, en una clara señal de que anticipa un aumento de la emigración ilegal desde Centroamérica.

El monto está incluido en la solicitud presupuestaria de $40,600 millones en fondos discrecionales para el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para el año fiscal 2017 que comienza en octubre próximo, una cifra que es un 0.9% menos que la solicitada en el año fiscal anterior.

La propuesta presupuestaria, que tiene que ser aprobada por el Congreso, también solicita ampliar la autoridad fiscal del DHS para financiar operaciones adicionales “en el supuesto de que haya un aumento en las detenciones de niños no acompañados” en la frontera sur.

En ese sentido, el plan de la Administración Obama es un reconocimiento implícito de que la crisis humanitaria en la frontera sur en 2014, tras la llegada de 69,000 niños no acompañados desde países del “triángulo del Norte” –Guatemala, Honduras y El Salvador–  podría registrar un nuevo “récord” este año.

“Aunque, en general, hemos registrado un descenso drástico en la migración (ilegal) en la frontera del suroeste, hemos visto esta variación en el alto nivel de niños no acompañados y familias desde los países centroamericanos. La raíz de eso es la inestabilidad y la violencia en esos países”, dijo un funcionario de alto rango de la Administración, que pidió el anonimato durante una conferencia telefónica con periodistas.

“Estamos trabajando duro con esos países en inversiones para mejorar el imperio de la ley, la reducción de la corrupción y en medidas a corto y largo plazo que creemos que nos pueden ayudar a reducir esa migración y a mejorar tanto la economía como la calidad de vida en esos países”, agregó.

La Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) detuvo a 10,588 niños no acompañados en los primeros dos meses del año fiscal en curso, es decir entre octubre y noviembre de 2015, o el equivalente de un incremento del 106%, en comparación con el mismo período en el año fiscal 2015. En este plan presupuestario, la CBP recibiría un total de $13,941,170,000.

Por otra parte, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) recibirá $6,230,206,000 para sus operaciones. De ese total, $2,200 millones estarían destinados al  mantenimiento de cerca de 31,000 camas en los centros de detención para migrantes que “representan un riesgo de fuga, un riesgo para la seguridad pública o la seguridad nacional, o que están sujetos a una detención obligatoria”.

También incluye $347,5 millones para la detención y deportación de indocumentados con antecedentes criminales, en el marco del “Programa de Prioridades Policiales” (“Priority Enforcement Program”), el programa que reemplazó al controvertido plan de “Comunidades Seguridades”, que también ha suscitado críticas.

Ese monto apoyará la contratación de un centenar de agentes adicionales para reforzar la cooperación de las autoridades locales y estatales dentro del “PEP”, indicaron las autoridades.

La propuesta presupuestaria de Obama también pide $126 millones para “alternativas a la detención”, a las que son sometidos a diario un promedio de 53,000 inmigrantes  indocumentados, con medidas que incluyen una “supervisión intensa” y la portación de grilletes electrónicos en los tobillos.

En las últimas semanas, grupos proinmigrantes de todo el país han realizado protestas y campañas de envío de cartas a Obama, incluso con la participación de celebridades como la actriz Diane Guerrero, para exigir un cese a la detención y deportación de quienes huyen de la galopante violencia en Centroamérica y piden refugio en este país.