‘Sigo en este mundo para pelear contra Exide’

El gobierno del estado cree que es probable que entre 2 y 20 personas por cada 100,000 contraigan cáncer por las emisiones tóxicas de dicha planta en Vernon

‘Sigo en este mundo para pelear contra Exide’
Joe González sufre de un cáncer que él asegura le fue causado por la cercanía a la contaminación emanada por la planta Exide en Vernon.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Joe González vive horas extras. El 27 de septiembre de 2015 le diagnosticaron un agresivo melanoma que se había extendido a su cerebro y el pronóstico médico fue el peor: que moriría en dos meses.

Ese plazo se cumplió a finales de noviembre. González, de 60 años y residente de Boyle Heights, cree que hay un poder divino que lo mantiene en pie por un solo propósito.

“Siento que sigo en este mundo porque Dios me da la oportunidad de pelear contra Exide”, dijo.

Él se refiere a la batalla que encabeza contra el legado tóxico que dejó en su comunidad la planta de reciclaje de baterías Exide de Vernon, que ha afectado a unas 200,000 personas, dentro de un radio de 1.7 millas, que abarca además al Este de Los Ángeles, Huntington Park, Commerce y Maywood.

González asegura que contrajo el melanoma nasosinusal (causante de la mayoría de las muertes relacionadas con el cáncer de piel), que le detectaron los doctores hace cinco meses,  por la continua exposición a los residuos tóxicos que por más de 30 años emitió la planta de Exide. Sin embargo, sus doctores no indicaron qué pudo haber sido la causa de la enfermedad que lo aqueja.

González también cree que la negligencia de dicha compañía provocó la muerte de su padre en 2015, a causa una degeneración muscular, el fallecimiento de su madre en 2012 por padecimientos respiratorios , los dos abortos espontáneos que sufrió una sobrina, las tres embolias padecidas por su hermana menor, y los problemas de aprendizaje que ahora experimenta su sobrino de 10 años.

Su familia ha vivido en Boyle Heights, dentro de la zona contaminada con plomo, arsénico y otros desechos peligrosos de Exide, causantes de cáncer y de problemas de desarrollo intelectual en los niños.

“Los que vivimos aquí estamos enfermos; mis otros hermanos que viven fuera están sanos”, afirmó él.

González dice que varios miembros de su familia que viven cerca de Exide tienen o han fallecido a causa de cáncer. /AURELIA VENTURA
González dice que varios miembros de su familia que viven cerca de Exide tienen o han fallecido a causa de cáncer. (Aurelia Ventura/La Opinión)

Después de que el gobernador Jerry Brown propuso un plan de $176.6 millones de dólares para analizar y limpiar las casas, escuelas, guarderías y parques que contaminó Exide, el esfuerzo de funcionarios y activistas se ha enfocado en acelerar este proceso para evitar que más personas enfermen.

El nivel de plomo en la sangre de los residentes de por lo menos 10,000 casas y propiedades en la zona debe ser analizado por las autoridades sanitarias. Los niños son la prioridad.

“Estamos animando a los residentes a que tomen ventaja de la detección de plomo en la sangre a través del Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles. Esta evaluación es gratuita y los resultados son confidenciales”, indicó el Departamento estatal de Control de Sustancias Tóxicas (DTSC), que agrega que en este esfuerzo realizarán ferias de salud y colaborarán con escuelas y parques.

No es posible determinar si los problemas de salud de González, su familia y otros residentes fueron causados por Exide. Pero el estado cree que es probable que entre 2 y 20 personas por cada 100,000 contraigan cáncer por las emisiones tóxicas de dicha planta, que cerró el año pasado.

El Departamento de Control de Sustancias Tóxicas (DTSC) inició el año pasado la limpieza del plomo que contamina a decenas de viviendas alrededor de la planta de Exide. /ARCHIVO
El Departamento de Control de Sustancias Tóxicas (DTSC) inició el año pasado la limpieza del plomo que contamina a decenas de viviendas alrededor de la planta de Exide.

Desde que se ventiló este caso en 2014, distintos residentes, que alegan haberse enfermado por Exide, han contado sus historias a la prensa.

La supervisora del condado de Los Ángeles, Hilda Solís, también ha escuchado estos relatos. “Muchas de estas familias me han dicho que han perdido a familiares por causa de raras formas de cáncer y otras enfermedades”.

“Familias inocentes están en peligro por el plomo que se encuentra a su alrededor”, agregó Solís, quien tras abogar por fondos para resolver este caso, le ha pedido al gobernador que visite a los afectados.

El Concilio de Defensa de los Recursos Naturales (NRDC) alerta que miles de niños están en peligro.

El plomo es extremadamente tóxico para el cerebro en desarrollo de los niños y no existe un nivel seguro de exposición. Incluso los niveles bajos de plomo en la sangre de un niño pueden causar problemas de aprendizaje, reducción del índice intelectual y problemas de conducta”, señaló NRDC.

El estado aclaró que su plan de gastos no contempla indemnizaciones para las víctimas de Exide.

González, el residente desahuciado de Boyle Heights, dice que no busca una compensación económica. “Lo único que está en mi mente es que se evite que más gente enferme”.