Manifestación de miembros del Ku Klux Klan se torna sangrienta

Tres heridos fueron llevados al hospital y se debaten entre la vida y la muerte; culpan del odio y racismo a Donald Trump
Manifestación de miembros del Ku Klux Klan se torna sangrienta
Uno de los heridos en la manifestación del KKK en Anaheim es llevado al hospital.
Foto: Jorge Macías / Impremedia

La protesta de miembros del grupo de supremacía racial Ku Klux Klan (KKK) en Anaheim se tiñó de sangre cuando un supremacista fue acuchillado y dos opositores recibieron golpes con palos puntiagudos.

Borbotones de sangre quedaron derramados en el pavimento de la acera en el Boulevard Harbor, donde se ubica el Parque Pearson, un sitio emblemático para los integrantes del grupo de odio y del cual, en la década de 1920,  se llegaron a reunir hasta 30,000 miembros.

“Ellos se bajaron de la camioneta y empezaron a mostrar todo el armamento que traían”, dijo Benny Díaz, expresidente de la Liga Latinoamericana de Ciudadanos Unidos (LULAC), a La Opinión. “Con sus palos puntiagudos atacaron a quienes se oponen a sus ideas racistas”.

Los hechos ocurrieron a la 1:12 de la tarde de este sábado. La policía fue notificada de la presencia de los miembros del KKK. Su supuesta protesta culminaría frente a Pearson Park.

La sangrienta escena inicio cuando un manifestante comenzó a patear a un miembro del KKK, en cuya playera se leía “Gran Dragón” (Grand Dragon).

De inmediato, un hombre de ascendencia latina cayó al piso, revolcándose de dolor. Había sido “picado” con un palo de madera puntiagudo. A escasos 50 metros, otro latino más fue agredido salvajemente. A él le clavaron un palo cerca del corazón.

Los opositores al grupo de odio culparon a los mensajes racistas del precandidato republicano, Donald Trump.

“Los mensajes de odio de Trump y la intolerancia racial ha despertado este racismo”, dijo Benny Díaz.

La Liga Anti-Difamación de Estados Unidos calculaba que hasta 2005, en todo el país había organizaciones y unos 3,000 miembros divididos en 158 capítulos que continuaban usando el nombre de Ku Klux Klan.

Casi la mitad de ellos se encuentran en los estados que alguna vez pertenecieron a la Confederacion; una parte más en estados del Medio Oeste y pocos en la Costa Oeste. Unos pocos sobreviven en el Condado de Orange.

“Estos tipos (del KKK) son unos completos idiotas e ignorantes, igual que su líder Donald Trump”, expresó James Boyd, residente de la ciudad de Orange. “A él lo apoyan los estadounidenses sin educación”.

La violenta y sangrienta refriega se da días después que el llamado “Gran Mago” del KKK, David Duque, manifestara su respaldo al precandidato republicano Donald Trump, a través de su programa radial “David Duke Radio Program” respaldó públicamente al precandidato republicano a la presidencia, Donald Trump.

“No estoy diciendo que estoy de acuerdo con todo lo relacionado con Trump”, comentó Duke, al diario US Today “De hecho, no lo he apoyado formalmente”.

Vestigios del “Imperio Invisible”

El aparentemente olvidado “reino del terror” y odio que impusieron por décadas los miembros del Ku Klux Klan sigue “vivo” en Anaheim.

“Llegaron gritando consignas contra la inmigración ilegal y el crimen”, dijo Brian Levin, Director del Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo, en la Universidad Estatal de California San Bernardino, a La Opinión. “Yo les pedí que no le hicieran daño a nadie”.

Tras la sangrienta refriega en el Parque Pearson, tres integrantes del KKK fueron arrestados, a causa de su presunta participación en la violenta agresión a dos de sus opositores.

El Parque Pearson, no obstante, es un lugar histórico para ellos. Desde aquí tomaron el Ayuntamiento de la ciudad de Anaheim en la década de 1920. Posteriormente, los miembros del grupo racista tuvieron otra gran manifestación en el campo mexicano de cítricos en La Habra.

La historia del OC KKK se remonta a aquella reunión en Pearson Park, el 29 de julio de 1920, a la que asistieron unas 30,000 personas. Fue una de las mayores concentraciones del KKK en la historia de Estados Unidos.

En aquella ocasión, una cruz fue encendida y biplanos sobrevolaron por el aire que los iluminaban desde tierra para que parecieran como cruces flotando en el cielo.

Durante esa década, el grupo lanzó amenazas de muerte y quemó cruces para tratar de tomar control del gobierno del condado de Orange, pero fueron derrotados cuando el Procurador de Distrito, Alexander P. Nelson obtuvo la lista de los miembros de OC KKK y amenazó con dar a conocer públicamente los nombres en la prensa.

Te puede interesar: Trump da oxígeno a grupos supremacistas, aseguran expertos

Alrededor de la web