Coahuila busca prohibir los narcocorridos en lugares públicos

Al “prohibir” la música y las letras que alaban al crimen y la violencia, cree el gobierno de Coahuila que se evitarían muertes
Coahuila busca prohibir los narcocorridos en lugares públicos
En México a Joaquín "El Chapo" Guzmán no le han comprobado que es narcotraficante.
Foto: BBC

MÉXICO.- El congreso de Coahuila trabaja una iniciativa para prohibir los narcocorridos. De concretarse el proceso legislativo se convertiría en la primera entidad en llevar a su constitución el polémico veto que busca “prohibir” la música y las letras que alaban al crimen y la violencia y evitar muertes.

De seguir las cosas como hasta ahora –advirtió el pasado martes Rubén Moreira gobernador del estado-, “un niño va a tener que ver un héroe en la delincuencia en lugar de alguien de su comunidad: un maestro, su papá, su mamá, un empresario o servidor público”.

En el último mes, dos chicos de seis y 13 años murieron a manos de familiares menores de edad (un primo y un hermano respectivamente) quienes les dispararon con armas de fuego mientras jugaban con las armas en la región carbonífera, uno de los más golpeados por los criminales Zetas.

La prohibición se prevé en bares, radiodifusoras y televisiones donde las bandas tocan una y otra vez hazañas sangrientas, fanfarronas e ilegales de capos locales y afamados como Joaquín “El Chapo” Guzmán.

“Vamos a quitar la publicidad del gobierno si insisten en poner los narcocorridos”, advirtió Moreira a los medios de comunicación sobre las medidas extremas.

Hace un par de semanas, el gobernador de Sinaloa, Mario López Valdés (Malova), volvió a la carga en contra de los narcocorridos después de la muerte de cinco personas en un bar del municipio de La Elota donde se presentó el grupo Enigma Norteño, afamado por su apología de la violencia.

“En su oficina, casa o negocio la gente puede escuchar lo que quiera”, dijo. “Pero no se permitirán en lugares públicos donde haya alcohol”.

No es la primera vez que el mandatario estatal intenta controlar a las cientos de bandas de música norteña que no tienen empacho en lanzar loas a criminales ya sea porque son financiadas o amenazadas, como explica el escritor Edmundo Pérez, autor del libro “Que me entierren con narcocorridos”.

En 2011 Malova modificó la Ley de Alcoholes para quitar la licencia a todos aquellos lugares donde se tocara música con ese perfil, pero dos años después la Suprema Corte de Justicia de la Nación decretó que “se extralimitó” en sus funciones porque esa medida debe ser promovida por las autoridades municipales.

En su argumentación el gobernador Moreira dice que si en Europa se prohíbe ensalsar al terrorismo o al nazismo por el daño que han hecho, ¿por qué en México no se van a prohibir los narcocorridos?