Deportaciones de mexicanos serán “más suaves y predecibles”

El programa denominado "Respect" busca disminuir el tiempo de reclusión de los mexicanos en los centros de detención para inmigrantes de EEUU y, además, quiere mejorar la atención a los niños y adolescentes que cruzan la frontera
Deportaciones de mexicanos serán “más suaves y predecibles”
Deportaciones
Foto: John Moore / Getty

Menos tiempo de detención, más atención a niños y adolescentes y mayor respeto a los derechos humanos. A solicitud de México, el Gobierno de Estados Unidos aceptó hacer más “suaves” y “predecibles” las deportaciones de los mexicanos que hayan cruzado la frontera de manera ilegal que según la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), en los últimos cinco meses fueron 42,180.

El acuerdo firmado en febrero entre representantes de ambos países se dio a conocer este miércoles, víspera de que el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, presente una resolución en el pleno para bloquear la Acción Ejecutiva migratoria que busca beneficiar a cerca de once millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos.

Fue en El Paso, Texas, donde se cerró el acuerdo para suavizar las deportaciones que dieron a conocer en rueda de prensa el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, y su homólogo mexicano Miguel Ángel Osorio Chon.

El programa denominado “Respect” busca disminuir el tiempo de reclusión de los mexicanos en los centros de detención para inmigrantes de EEUU y, además, quiere mejorar la atención a los niños y adolescentes que cruzan la frontera y alcanzan suelo estadounidense sin ningún familiar.

“El Gobierno de México ha pedido a nuestro Gobierno que las repatriaciones sean más suaves, más predecibles y creo que hemos cumplido con esa solicitud”, destacó Johnson, que también habló con su homólogo sobre la cooperación bilateral en áreas como seguridad fronteriza y ciberseguridad.

Según Osorio Chong, el acuerdo es uno de “los mayores logrados en los últimos meses” y, en él, las autoridades de Estados Unidos se comprometieron a efectuar las repatriaciones en horarios determinados (primordialmente diurnos) y limitarlas a doce puntos, once fronterizos y a la Ciudad de México.

Los puntos de las “repatriaciones”, como le llama la prensa oficial mexicana, estarán en las fronteras de San Diego, Yuma, Nogales, El Paso, Presido, Del Río, Laredo, McAllen y Brownsville.

“Hoy ya no están en discusión los puntos, los lugares en los que estarán haciendo el regreso de nuestros nacionales, las condiciones y el respeto a los derechos humanos”, terció Osorio Chong.

“El mensaje que hemos enviado a Centroamérica es que el viaje hacia acá no es seguro. En las manos de los traficantes de personas y de los criminales, no es seguro. Cruzar de forma ilegal nuestra frontera, no es seguro y si vienen aquí les mandaremos de vuelta”, amenazó Johnson.

El muro de Trump en la rueda de prensa

Fue inevitable que, con el ritmo y la fogosidad que está teniendo la campaña electoral en Estados Unidos, no se colara en la conferencia de prensa alguna pregunta incómoda. Y llegó. A Osorio Chon le preguntaron su opinión sobre la propuesta del magnate Donald Trump de construir un muro fronterizo y deportar a los once millones de inmigrantes indocumentados.

“No entraremos en el debate con las personas o los candidatos, pero estamos listos para establecer relación con quien decidan los norteamericanos que sea su presidente”, señaló prudente el funcionario mexicano.

No obstante, puntualizó que “la relación entre Estados Unidos y México está por encima de discursos o de un grupo de personas”.

En el año fiscal de 2015 (del 1 de octubre de 2014 al 30 de septiembre de 2015), el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) efectuó 406,595 arrestos de inmigrantes indocumentados y 462,463 operaciones migratorias, en las que se incluyen deportaciones y retornos voluntarios.

La inmigración proveniente del Triángulo Norte de Centroamérica se ha disparado en los últimos años debido a la grave situación de violencia que viven El Salvador, Honduras y Guatemala, la cual provocó una oleada de inmigración infantil en el verano de 2014 que fue calificada como crisis humanitaria.

Tradicionalmente, México era el origen principal de los inmigrantes que llegaban a EEUU, pero en los últimos años se ha producido un descenso en la llegada de mexicanos y un incremento en los que regresan a su país natal, según un estudio de noviembre de 2015 del centro de estudios Pew.

Según el estudio, entre 2009 y 2014, un millón de mexicanos y sus familias dejaron Estados Unidos rumbo a México, mientras que en el mismo periodo, 870,000 mexicanos realizaron el recorrido inverso rumbo al vecino del norte.

Como motivos de ello, el 61% de los retornados apuntan a la reunificación familiar, y un 14% señalan que su vuelta a México se debe a la deportación desde EEUU, según muestra el estudio que analiza datos de la Encuesta Nacional Mexicana de Dinámicas Demográficas (ENADID) y la Encuesta de Población de EEUU.

La población de mexicanos en EEUU se disparó a finales del siglo pasado y principios del actual al pasar de 9.4 millones en 2000 al récord de 12.8 millones en 2007, pero a partir de entonces la cifra se ha ido reduciendo de manera paulatina y en 2014 se situó en 11.7 millones.

Más allá de los convenido, el alto funcionario estadounidense advirtió que seguirá enviando de vuelta a México y a Centroamérica a quienes crucen la frontera de forma ilegal. El “sueño americano”, con acuerdo o sin él, para muchos seguirá siendo inalcanzable.