Piden fondos para los programas de enriquecimiento escolar

Funcionarios, activistas y padres esperan que la legislatura y el gobernador de California consideren un incremento en su financiación
Piden fondos para los programas de enriquecimiento escolar
Decenas de padres y activistas de la comunidad se dieron cita en el concilio para apoyar los programas.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Es difícil estar en desacuerdo con las incontables ventajas que los programas para después del horario escolar aportan a niños y padres de la comunidad.

Programas como LA’s Best, Woodcraft Rangers, o Boys & Girls Clubs, entre muchos otros, les ofrecen a los padres no sólo la tranquilidad de saber de que sus hijos se quedan en la escuela después de que suena la campana, sino que también ayudan a los estudiantes a hacer su tarea, les ofrecen actividades como arte, robotics, o deportes, entre otros,  les ofrecen bocadillos gratuitos y los ayudan a desarrollar sus habilidades sociales.

Es por ello que el viernes, concejales de la ciudad, junto a activistas de la comunidad y padres de niños que atienden a dichos programas, se dieron cita en el Concilio de la ciudad para pedirle a la legislatura y al gobernador Jerry Brown que aprueben  el proyecto de ley AB 2663, y aumenten la financiación de dichos programas.

“Es absolutamente crítico que la legislatura apruebe el proyecto de ley AB 2663 para que nuestros niños puedan continuar desarrollando su potencial”, opinó el concejal David Ryu, quien introdujo la resolución, y quien contó que de pequeño se había beneficiado con este tipo de programas.

“El concilio envió un mensaje claro de que la ciudad valúa los programas para después de la escuela, en particular para los niños más vulnerables”, expresó Eric Gurna, Presidente y CEO de LA’s Best. Gurna indicó que en los últimos 10 años, el estado no había aumentado los fondos para este tipo de actividad, mientras que los costos de operación y personal habían seguido en aumento.

“Miles de niños de bajos recursos de mi distrito se benefician académica y socialmente con los programas de educación y seguridad para después de la escuela”, opinó el concejal Paul Krekorian, quien preside el comité de presupuesto y finanzas de la ciudad. “Espero que cuando evalúen la necesidad de fondos, nuestros líderes en Sacramento consideren el enorme apoyo que estos programas ofrecen cada día a las familias trabajadoras. Dedicarle más fondos y recursos a estos programas fortalecerá a nuestras comunidades”, agregó.

Eric Gurna, presidente y CEO de LA's Best y David Ryu. (photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Eric Gurna, presidente y CEO de LA’s Best y David Ryu. (photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Proteger a los niños más vulnerables

Los programas para después del horario escolar sirven a más de 400,000 niños a nivel estatal. Pero de no lograr el aumento de financiamiento, corren el riesgo de perder personal, disminuir los beneficios ofrecidos, o peor aún, cerrar sus puertas.

Se estima que aproximadamente medio millón de estudiantes californianos provienen de familias de bajos recursos, entre ellos 110,000 niños atienden a escuelas de LAUSD. El cierre de estos programas podría afectar a alrededor de 50,000 menores.

David Perez, vocero del programa Woodcraft Rangers explicó que entre 3:00 y 6:00 p.m. los niños pueden recibir clases de arte o deportes, que de otro modo, muchos padres no podrían financiar. También recalcó la importancia de que los menores estén supervisados, en lugar de estar en la calle, mientras sus padres trabajan. “De última, son los niños los que se perjudican y quienes más sufren”, indicó.

“Todos sabemos que si nosotros no socializamos a nuestros niños, otros lo harán”, alertó Steven Zipperman, Jefe de policía de LAUSD. El índice de crimen está en aumento, y cuando los niños están en la calle, pueden ser influenciados por pandillas y terminar convirtiéndose en víctimas o sospechosos”, agregó.

“Estos programas no son solo un daycare o cuidado para niños”, aclaró la concejal Nury Martínez, quien contó que su hija de 7 años de edad se anotó por su cuenta en el programa de su escuela. “Los programas ofrecen tutoría académica. Y esa hora extra de matemática o lectura es esencial”.  Martínez recordó que cuando el estado atravesó por peores momentos económicos, “todos nos sacrificamos. Pero ahora la economía está mejor, y todos nos merecemos el apoyo”, indicó.

Mucho más que apoyo escolar

Alberto Sánchez, cuyos tres hijos asistieron a la escuela Dolores Huerta, es uno de los tantos padres que se beneficiaron con los programas para después de la campana.

Años atrás, luego de ser atacado por dos extraños, Sánchez quedó en estado de coma por 23 días. El inmigrante contó que  su esposa lo dejó, y él se quedó solo a cargo de los tres niños.

Yo no hablo inglés y no podía ayudarlos con la tarea, pero en LA’s Best los ayudaron mucho. También le dieron la oportunidad a mi hija de aprender baile. Gracias al apoyo de este programa, mis hijos hoy están en un programa Magnet y yo pude salir adelante”, compartió.