Vendría centro para desembriagar a los homeless en Skid Row

La Junta de supervisores propuso abrir un centro donde las personas intoxicadas se puedan desembriagar
Vendría centro para desembriagar a los homeless en Skid Row
Existen homeless con problemas crónicos de adicción y alcoholismo que son transportados a centros médicos una y otra vez. Foto: Aurelia Ventura/La Opinion
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

La Junta de Supervisores propuso establecer en Skid Row un centro para desembriagar, para personas sin hogar que estén intoxicadas. Centros de sobriedad similares ya existen en San Antonio y en Portland, pero este sería el primero en abrir en Los Ángeles.

El centro ocupará el edificio previamente utilizado como centro para enfermedades mentales, ubicado en la avenida Maple, y estará capacitado para recibir alrededor de 8,000 visitas anuales. El costo de la apertura del centro es de $2 millones de dólares, y $3.4 millones adicionales de mantenimiento.

Según la propuesta introducida por los supervisores Hilda Solis y Mark Ridley-Thomas, las personas alcoholizadas podrían pasar entre 8 y 23 horas en el lugar hasta recobrar la sobriedad. Los casos médicos más serios serían referidos a salas de emergencias. Se calcula que el centro estará capacitado para atender entre 40 y 50 personas a la vez.

01/20/16 / LOS ANGELES/A homeless man sleeps next to an encampment near Wilshire and Hoover in Los Angeles. A growing number of displaced people are spreading out from downtown Los Angeles in an effort to escape the violence of skid row. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
01/20/16 / LOS ANGELES/A homeless man sleeps next to an encampment near Wilshire and Hoover in Los Angeles. A growing number of displaced people are spreading out from downtown Los Angeles in an effort to escape the violence of skid row. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

El Departamento de servicios de salud estará a cargo del centro, que contará con el servicio de consejeros de adicción y personal de cuidado de salud, que a su vez podrán referir a los pacientes a tratamientos de rehabilitación.

En la actualidad, las personas en la calle crónicamente embriagadas son transportadas a salas de emergencia, o puestas en prisión. La medida evitaría que personas con enfermedades mentales terminen en la cárcel, o se conviertan en un potencial peligro para otros homeless, o incluso para ellos mismos.

Los supervisores indicaron que algunos pacientes alcoholizados han pasado por el Centro médico L.A. County-USC por lo menos 50 veces en el año, lo que a su vez representa un alto costo y ningún beneficio a largo plazo, porque los pacientes terminan regresando intoxicados una y otra vez.