Elección: Convención no apta para cardíacos

Si la primaria fue un torrente de insultos, la reunión nacional será una catarata política de discordia
Elección: Convención no apta para cardíacos
Foto: ANDREW GOMBERT / EFE

Más que una victoria de Ted Cruz, lo que sucedió el día martes en Wisconsin fue una victoria de los grupos republicanos que se aglutinaron en contra de la candidatura de Donald Trump.

Como resultado de esta maniobra política, la elección del candidato no lo decidirán los electores republicanos sino su cuerpo colegiado.

Así, la Convención Republicana, misma que se llevará a cabo en Cleveland, Ohio, entre el 18 y 21 de julio, tendrá todos los ingredientes de un proceso dislocado, de trifulcas internas y alianzas viciadas.

Como en una de las esquinas estará postrada la figura irritable de Donald Trump, este convite garantiza ser un verdadero drama político, donde los insultos volarán por doquier y los golpes bajos serán la escencia del juego político.  En fin, no va a ser apto para cardíacos.

Tradicionalmente, el candidato que alcanza o sobrepasa el número mínimo de delegados (1,237) es coronado como candidato del Partido Republicano. Empero, como se espera que ninguno de los candidatos –ni Donald Trump, ni Ted Cruz, ni John Kasich— logre acaparar ese número mínimo de delegados, entonces se prevé que los mismos delegados, quienes fueron elegidos durante el proceso de las elecciones primarias, hagan el trabajo de nombrar al candidato oficial.

No va a ser una tarea fácil.  Una vez iniciada la convención, normalmente cada uno de los delegados apoya, a través de su voto, a los candidatos de su campaña política.  Es decir, los delegados de Trump apoyarán la candidatura de Trump.  Lo mismo sucederá con Cruz y Kasich.

En consecuencia, en la primera rueda de votos ninguno de los candidatos logrará alcanzar el número mágico de 1,237 votos.   Entonces se procederá a otra rueda.

Lo más probable es que los delegados de John Kasich, Marco Rubio, Jeb Bush y otros candidatos pertenecientes al establishment republicano apoyen la candidatura de Ted Cruz.

Puede también ocurrir que Kasich sea el nominado.  Cruz, por alguna razón incomprensible, tendría que ceder sus delegados.  Este hecho es muy improbable debido a que el senador de Texas manifestó que existiría una “revuelta de los votantes republicanos” si Kasich es elegido.

Otro escenario posible es que los delegados de Kasich apoyaran la candidatura de Trump.  Aquí tendría que haber una justificación poco ética. Kasich tendría que haber aceptado el ofrecimiento de la vicepresidencia u otro cargo político de importancia.

Si pensamos que el proceso de las primarias republicanas fue un torrente de insultos, la Convención Republicana será una gigantesca catarata política de discordia.  Motivado por la sed de venganza, Trump puede incluso ceder sus delegados a la candidatura de Kasich u otro candidato político.