El abogado latino que defenderá a los inmigrantes ante la Corte Suprema

Thomas Saenz derrotó a la Proposición 187 de California y ahora representará a millones de madres y padres indocumentados en su primer e histórico litigio ante la Corte Suprema este lunes.

Thomas Sáenz, presidente del Fondo Mexicoamericano para la Defensa Legal y Educación (MALDEF). /AURELIA VENTURA
Thomas Sáenz, presidente del Fondo Mexicoamericano para la Defensa Legal y Educación (MALDEF). /AURELIA VENTURA
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

En la larga carrera legal de Thomas Saénz, un abogado de derechos civiles que preside una conocida organización legal hispana (MALDEF), no ha habido nunca un momento como el que vivirá el próximo lunes.

Sáenz hablará este lunes 18 de abril durante 10 minutos ante la Corte Suprema a favor de tres madres indocumentadas del sur de Texas y en representación de millones de personas cuyo estatus migratorio depende de lo que se discuta ese día ante el tribunal máximo de la nación.

Será su primera vez ante el tribunal y es uno de los pocos latinos en llegar a tener esa experiencia.

“Es mi primera vez ante ese tribunal”, comenta Saenz. “Es un momento muy importante y sí, estoy algo nervioso. Pero me siento muy emocionado de que siendo un abogado latino, tenga la oportunidad de hacerlo. Francamente no es muy común para nuestra comunidad, aún sub representada en la profesión legal, llegar a hacer un argumento ante la Corte Suprema”.

Este lunes llega ante la Corte Suprema del país la discusión en torno a los programas de acción diferida establecidos por acción ejecutiva del Presidente Barack Obama en diciembre de 2014 y que, de implementarse, beneficiarían a un estimado de casi 4 millones de indocumentados con la suspensión de deportación y permiso de trabajo.

Su aplicación fue suspendida en la primavera de 2015,  luego que el gobierno del estado de Texas y otros 25 estados del país, liderados por republicanos, demandaron al presidente con una serie de argumentos legales en contra de su autoridad para llevarlos a cabo.

Si diez minutos parecen poco, no lo son ante el tribunal máximo. Ambas partes tendrán 45 minutos cada una para decidir un caso que cambiaría las vidas de casi 4 millones de personas y podría tener repercusiones sin fin sobre la autoridad del presidente.

Los demandantes son el estado de Texas y otros 25 estados que desafían la autoridad del presidente Barack Obama para realizar estas acciones ejecutivas y ellos tendrán 30 minutos para argumentar.

La Cámara de Representantes, impulsada por su mayoría republicana, tendrá otros 15 minutos para reforzar que estos programas no pueden aplicarse.

Peleando contra la demanda está el gobierno de Barack Obama y su departamento de justicia, que tendrá 35 minutos de argumento y MALDEF, la única organización no gubernamental a la que se autorizó intervenir en el caso.

Esos 10 minutos serán para que Thomas Sáenz argumente y responda las preguntas de los jueces.

“Yo llevo la perspectiva de seres humanos. El resto hablará desde el punto de vista de una institución”, dijo Saenz. “Estoy preparado para responder a cualquier pregunta, y así funciona con la Corte suprema, y con cualquier corte. Los documentos ya están presentados, el lunes vienen las preguntas de los jueces”.

La parte demandante -Texas y los demás- argumenta que el Presidente Obama excedió su autoridad constitucional y está concediendo un “estatus legal” a millones de indocumentados, no está ejerciendo su responsabilidad constitucional de hacer cumplir las leyes migratorias y que las órdenes ejecutivas se giraron en violación de la ley de Procedimiento Administrativo que exige un periodo de notificación y de comentarios del público.

Para Saenz, la parte que defiende las acciones  “tiene el mejor argumento legal”.

“El paso que dió el presidente es completamente coherente con su autoridad bajo la constitución y la acción de muchos otros presidentes antes que él”, dijo el jurista, añadiendo que si los demandantes ganan, se establece un “peligroso precedente”.

Los documentos legales presentados por el gobierno, por MALDEF y por otros grupos que se unieron al argumento a favor de DAPA y DACA, explican que los programas no confieren un estatus legal de por sí, sino una legalidad temporal a discreción del presidente y hacen referencia a muchas otras ocasiones en las cuales un presidente actuó en forma similar.

La preocupación de muchos expertos legales es que si Texas gana esta demanda, en un futuro sería muy dificil para cualquier presidente usar su discreción y autoridad, independiente del Congreso, para llevar a cabo acciones no sólo en política migratoria sino en otras áreas.

“Imagínate si los estados pueden desafiar las acciones y decisiones del presidente, esto podría congelar el gobierno federal en forma insospechada”, añadió Saenz.

Saenz es presidente de MALDEF desde 2009 y antes había servido como vicepresidente de litigación de la organización, así como asesor del ex alcalde de Los Angeles Antonio Villaraigosa y asistente legal en un juzgado federal y en la corte de apelaciones del Noveno Circuito.

Tom Saenz fue el abogado principal que llevó la lucha legal contra la Proposición 187 en California, la que en 1994 fue aprobada por los votantes para negar educación y salud a los indocumentados y que fue declarada inconstitucional tras pasar por las cortes.

Saenz nació y creció en Los Angeles y se graduó con honores en la escuela de leyes de la Universidad de Yale.