Justifican tiroteo policiaco que dejó a hombre con media cabeza

DeLeón tiene el rostro desfigurado por uno de esos disparos, que además lo dejó paralítico, sin un ojo y visión parcial en el otro, sin la cuarta parte del cerebro, sin sensibilidad en la mitad del cuerpo, y con deficiencia en el habla, orientación, oído y memoria
Justifican tiroteo policiaco que dejó a hombre con media cabeza
Walter DeLeón, de 49 años, demandó al LAPD por haberle ocasionado daños irreparables.
Foto: Cortesía / Abogado de Walter DeLeón

La Comisión de Policía de Los Ángeles (LAPD) emitió un reporte donde indica que el tiroteo de un hombre que tenía una toalla en sus manos fue justificado.

La Comisión civil respaldó así la evaluación del jefe del LAPD Charlie Beck de que el policía actuó de acuerdo con el reglamento al disparar contra Walter William DeLeón en Los Feliz el 19 de junio de 2015 ya que tenían razón para creer que el hombre representaba una amenaza.

DeLeón sobrevivió la balacera, pero perdió la mitad de su cabeza y las secuelas de las lesiones le imposibilitan trabajar y realizar otras funciones.

Abogados de la familia del latino presentaron una querella en contra de la ciudad el año pasado alegando que el tiroteo no fue justificado.

Un video compartido en YouTube muestra el arresto.

Un video compartido en YouTube muestra el arresto.

Los agentes le dispararon a Walter DeLeon, tras este llamar la atención de la policía por tener la mano envuelta con una toalla blanca.

Además, la Policía de Carreteras de California (CHP) había recibido una llamada al 9-1-1 reportando que un hombre caminaba por la zona con un arma en sus manos. Otros testigos que pasaron por el lugar también creyeron que DeLeón portaba una pistola con la que apuntaba a personas.

El departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), afirmó que los agentes pensaron que DeLeón tenía un arma en su mano y como se negó a bajarla cuando los policía se lo ordenaron, le dispararon en la cabeza en la esquina del bulevar Los Feliz y Tica Drive.

Sin embargo, tras registrarlo nunca se encontró un arma.

En un video captado por un automovilista, se puede ver a DeLeon sobre el césped inmóvil mientras es esposado por dos agentes.

Las secuelas del tiroteo

DeLeón tiene 49 años y el rostro desfigurado por uno de esos disparos, que además lo dejó paralítico, sin un ojo y visión parcial en el otro, sin la cuarta parte del cerebro, sin sensibilidad en la mitad del cuerpo, y con deficiencia en el habla, orientación, oído y memoria.

Este inmigrante llegó a Estados Unidos cuando era niño y trabajaba como conductor de camión que transportaba materiales para construcción. En sus ratos libres solía ir a pasear por Griffith Park.

Esa calurosa tarde que cambió su vida, Walter regresaba a su casa después de la habitual caminata cuando dos oficiales del LAPD lo abordaron por considerar que actuaba de manera sospechosa y -según el informe oficial- al no acatar instrucciones y sentirse amenazados, le dispararon. De los dos policías fue participaron en el tiroteo, sólo uno fue identificado por el LAPD como oficial Cairo Palacios, con 9 años en la corporación.

Un automovilista atrapado por el tráfico vespertino logró grabar con su teléfono celular cuando Walter estaba tendido y uno de los policías lo voltea para esposarlo mientras una mezcla de sangre y masa encefálica manchaba su espalda.

Walter estuvo en estado de coma durante dos semanas y al despertar preguntó qué había pasado al oficial que lo custodiaba en el hospital.

A pesar del sufrimiento que padece por no poder caminar como lo hacía en el Griffith Park y por no poder disfrutar la vida por lo atrofiado que quedaron sus sentidos, Walter agradece a Dios haberle permitido sobrevivir.

“No sólo yo estoy sufriendo, también mi madre y mi hermana que están al lado mío, que me cuidan, la vida se me volteó boca abajo, pero hay muchos que no han sobrevivido y yo estoy aquí para hablar de esta injusticia”.