Esquina migratoria: regularización a través del empleo

Las respuestas a estas preguntas son ofrecidas por Daniel Sharp, director legal para la organización comunitaria CARECEN.
Esquina migratoria: regularización a través del empleo
La creación de 161,000 nuevos puestos de trabajo hizo descender la tasa de desempleo al 4.9% a nivel nacional.
Foto: Archivo/La Opinión

Llegamos a este país desde Ecuador con mi esposa en el 2004 sin visa y desde entonces nos hemos mantenido indocumentados. Mis dos hijos (11 y 8 años) nacieron aquí, hemos pagado impuestos desde el 2005 y mantenido una buena conducta moral. Trabajo desde hace 4 años en una compañía que me ha dado la oportunidad de un trabajo estable, ahora la empresa me ofrece la opción de ayudarme a regularizar mis documentos. ¿Existe alguna posibilidad de hacerlo sin salir de aquí o cuales son mis otras opciones para obtener la residencia, o al menos un permiso de trabajo?

Lamentablemente el proceso de inmigración por empleo no responde a las necesidades de los empleadores, ni ofrece una opción viable para legalizar el estatus de trabajadores calificados en tu situación. Con pocas excepciones, el empleador tiene que patrocinar al trabajador para la residencia a través de un proceso de contrato de empleo. Se requiere una determinación de parte del Departamento de Trabajo de que haya escasez de trabajadores estadounidenses o residents disponibles para el empleo previsto. Si el Departamento de Trabajo aprueba el contrato, hay un plazo de espera para que una visa de residencia esté disponible, lo cual puede variar según la clase de trabajo y país de origen del empleado.

Además, el trabajador tiene que ser elegible para ajustar su estatus a la residencia permanente en Estados Unidos. El trabajador no es elegible si no se ha mantenido en algún estatus legal continuamente desde ingresar al país (a menos que tenga elegibilidad de la ley 245i por una petición familiar o de empleo hecha antes del 30 de abril del 2001). Es por esa razón que la inmensa mayoría de trabajadores indocumentados no pueden arreglar su estatus a través del trabajo, aunque algún empleador los necesita.

El programa de Acción Diferida para Padres de Ciudadanos y Residentes (conocido como DAPA) anunciado por el Presidente Obama en noviembre de 2014 incluiría a personas en tu situación y te ofrecería un permiso de trabajo. El futuro de DAPA está en manos de la Corte Suprema, que está revisando la validez legal del programa. Se espera una decisión de la corte a finales de junio de 2016.

Te recomiendo una consulta legal en ese tiempo para analizar tus opciones. Usa el servicio de referencias de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA): www.ailalawyer.com; (800)954-0254.  Personas de bajos recursos pueden usar el directorio de la Red de Defensores de Inmigración (IAN) para identificar a un proveedor de servicios legales sin fines de lucro: http://www.immigrationadvocates.org/nonprofit/legaldirectory/

Hice mi solicitud de ciudadanía en un taller gratuito hace unas semanas pero no califique para la excepción de pago y no tenía los $680 para Inmigración hasta ahora. He oído en las noticias que la forma de ciudadanía ha cambiado. ¿Tengo que volver a llenar la solicitud nueva? ¿Qué puedo hacer?

Es cierto que el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) publicó una nueva forma N-400 para la naturalización el 13 de abril de 2016. Sin embargo, USCIS va a seguir recibiendo la versión anterior de la N-400 hasta el 9 de agosto del 2016.  El precio de $680 para archivar la solicitud se mantiene.

Advertencia

Estas respuestas no se deben tomar como una asesoría legal para ningún individuo, caso o situación particular. La situación expuesta en una pregunta no revela todo el historial migratorio de una persona. Debido a la complejidad de la ley migratoria, se recomienda consultar con un abogado de inmigración o representante acreditada por el gobierno federal para recibir asesoría legal individualizada antes de comenzar cualquier trámite migratorio.