¿Y ese codazo a Manu? Árbitros se comen falta flagrante y Thunder empata a Spurs

Oklahoma City sobrevive en los segundos finales para evitar una derrota que pudo haberlos destrozado

Con la playera de LaMarcus Aldridge (der.) en su mano, Serge Ibaka evita en los instantes finales que los Spurs anoten la canasta de la voltereta, para que Oklahoma City sobreviviera en el juego 2 de la serie de playoffs.
Con la playera de LaMarcus Aldridge (der.) en su mano, Serge Ibaka evita en los instantes finales que los Spurs anoten la canasta de la voltereta, para que Oklahoma City sobreviviera en el juego 2 de la serie de playoffs.
Foto: EFE

Magic Johnson la calificó como la peor falla arbitral de la historia de los playoffs. Todos los aficionados en la arena de San Antonio o a través de la TV la atestiguaron. Una jugada que pudo haberles dado a los Spurs un triunfo con olor a nocaut en la serie contra Oklahoma City.

Pero los árbitros del juego del lunes entre Spurs y Thunder, incluyendo uno que se encontraba a un par de metros de la jugada, no vieron la falta sobre Manu Ginóbili cuando restaban 13 segundos y Oklahoma City sobrevivió para ganar 98-97 e igualar la serie semifinal del Oeste a un triunfo por bando.

Con el Thunder arriba por un punto y el balón en su poder para sacar desde la banda, Dion Waiters no encontraba compañero libre mientras Ginóbili agitaba los brazos pegado a Waiters para incomodarle el pase. Cuando se le terminaba el tiempo, el jugador del Thunder le soltó un codazo en el pecho al argentino para abrirse espacio.

No hubo silbatazo y Waiters lanzó un pase largo e impreciso dirigido a Kevin Durant que Danny Green le robó al estelar de OKC. Pero la jugada no prosperó para San Antonio cuando Ginóbili, tras un pase de Patty Mills no se animó a soltar un tiro de gancho y mejor retraso a Mills, quien intentó un triple que se quedó corto.

El balón fue disputado bajo el aro los tres segundos finales, con un nuevo aparente foul en jalón de playera a LaMarcus Aldridge -quien tuvo 41 puntos en el partido- no señalado para que expirara el tiempo.

A pesar del error arbitral, Manu negó que la derrota se debiera a esa jugada.

“Fue una jugada rara en la banda”, dijo el argentino tratando de no acrecentar la polémica.

La serie se traslada ahora a Oklahoma City y promete ponerse todavía mejor.