Cumple 90 años catástrofe que cobró la vida de cientos de latinos (video)

La rotura de la represa San Francisco, cerca de Los Ángeles, cumple 90 años de causar un letal accidente que cobró más de 400 víctimas mortales, muchos de ellos latinos
Cumple 90 años catástrofe que cobró la vida de cientos de latinos (video)
James Snead señala el lugar donde fue construida la represa San Francisco en la quebrada San Francisquito al norte de Santa Clarita, California.
Foto: Iván Mejía / EFE

LOS ÁNGELES- La rotura de la represa San Francisco, cerca de Los Ángeles, es conmemorada al cumplirse 90 años de la conclusión de una obra mal diseñada y que provocó un letal accidente que se cebó en la comunidad hispana, a la que pertenecía buena parte de las más de 400 víctimas mortales.

El 4 de mayo de 1926, William Mulholland, el jefe de ingenieros de la Oficina de Obras para Suplir Agua y Acueductos de Los Ángeles, California, entregó la represa de su autoría en la quebrada “San Francisquito” que había comenzado a construir en 1924.

No obstante, a los dos años que tardó en llenarse, el embalse mostró enormes grietas y a pesar de que Mulholland y sus ingenieros inspeccionaron y realizaron trabajos de mitigación nunca determinaron que era grave.

Poco después, la estructura cedió y se inundaron las fincas dejando un saldo fatal de 430 muertos y un número indeterminado de desaparecidos.

Loading the player…

var player = jwplayer(“embed_container_Ay5SGE1e”); player.setup({ file: “http://content.jwplatform.com/videos/Ay5SGE1e.mp4”, image: “http://content.jwplatform.com/thumbs/Ay5SGE1e.jpg”, mediaid: “Ay5SGE1e”, width: 728, height: 409, autostart: true, “sharing”: { “sites”: [“facebook”,”twitter”,”email”] }, title: “Ay5SGE1e.JWID.Cumple 90 años catástrofe que cobró la vida de cientos de latinos (video)”, description: “La rotura de la represa San Francisco, cerca de Los Ángeles, cumple 90 años de causar un letal accidente que cobró más de 400 víctimas mortales, muchos de ellos latinos” }); player.on(“ready”, function() { player.on(“play”, function(){ var playlistItem = player.getPlaylistItem(player.getPlaylistIndex()); PARSELY.video.trackPlay( playlistItem.mediaid, { title: playlistItem.title, section: “nacional”, pub_date_tmsp: 1462309130, image_url: playlistItem.image,tags: [“california”,”catastrofe”,”dwp”,”latinos”,”los-angeles”,”videos”,], authors: [“Maria Ortiz”] }); }); player.on(“pause”, function(){ var playlistItem = player.getPlaylistItem(player.getPlaylistIndex()); PARSELY.video.trackPause(playlistItem.mediaid); }); player.on(“stop”, function(){ var playlistItem = player.getPlaylistItem(player.getPlaylistIndex()); PARSELY.video.trackPause(playlistItem.mediaid); }); });

“El 12 de marzo de 1928, a las 12:58 pm, la presa colapsó, y no fue una quebradura gradual por un chorrito, sino que fue un desastre instantáneo“, contó a Efe James Snead, profesor del departamento de antropología de la Universidad Estatal de California en Northridge (CSUN).

“En el valle (del río Santa Clara) había muchos pequeños ranchos de antiguas familias hispanas que se habían asentado por muchos años. Así que cuando el agua les golpeó tuvieron pocas oportunidades”, agregó.

“La gente sobrevivió subiéndose a los escombros en la corriente para llegar a los lados y subir a las colinas; pero las bajas fueron grandes”, relató el antropólogo.

Snead explicó que las estimaciones de 30 a 40 % es una cantidad grande de bajas latinas, sobre todo porque no había manera de avisarles, particularmente si no tenían un teléfono o vivían en algún lugar aislado.

“No tuvieron alerta. Fue un gran desastre para la población que habla español en el condado de Los Ángeles”, señaló el catedrático quien trabaja en investigaciones históricas del incidente.

Snead contó que junto a la graduada en antropología Ann Stansell revisan los archivos históricos del actual Departamento de Agua y Energía (DWP) de Los Ángeles en los cuales hay muchos datos sobre víctimas latinas.

“En esos tiempos había una organización de socorro de mexicanos y mexicoestadounidenses llamada Cruz Azul y su objetivo era ayudar a mexicanos y mexicoestadounidenses que tenían diferentes dificultades en Estados Unidos, para ayudarles a recuperarse”, explicó sobre la organización que auxilió a los refugiados latinos en el pueblo de Santa Paula.

“Cruz Azul fue una de las organizaciones que entró para ayudarles a sobrevivir y proveerles apoyo”, remarcó.

Uno de los mayores desastres de California

La catástrofe de la represa, según Snead, es uno de los mayores desastres en la historia de California, superado en fatalidades únicamente por el terremoto de 7.8 grados en la escala de Richter que azotó en 1906 a San Francisco, en donde fallecieron unas 3.000 personas.

En el cementerio de Bardsdale, Valle de Santa Clara, el sobreviviente Juan Carrillo “El grande” erigió una lápida en memoria de su esposa María de Jesús Carrillo y sus siete hijos quienes perecieron en la inundación, y de los cuales tres no se encontraron sus cuerpos.

James Snead, muestra la tumba de la familia Carrillo que murió por el derrumbe de la represa San Francisco
James Snead, muestra la tumba de la familia Carrillo que murió por el derrumbe de la represa San Francisco

Gloria Carrillo, nieta de otro sobreviviente, Juan Carrillo “El chico”, dijo a Efe que estima “que la cifra real de muertos es más de 700 personas y la mayoría de los que no encontraron el cuerpo ni fueron identificados, eran latinos”.

“Mucha gente trabajaba en los ranchos, pero como no tenían documentos ni familiares que dieran parte que faltaban no fueron contabilizados”, reveló la mujer que vive en la ciudad californiana de San José y cuya familia provino de Ensenada en el estado mexicano de Baja California.

“Hubo una resolución legal, a muchos por heridas el gobierno les entregó 20.000 dólares y eso mismo le dieron a mi tío abuelo a pesar de que perdió a su esposa y siete hijos, como que su familia no importaba”, criticó.

Gloria Carrillo, de 60 años, posee una foto de su abuelo Juan “El chico” junto a Lorenza Carrillo y una fotografía de tres de los niños que fallecieron en la inundación, cuyos nombres están en la lápida; pero no sabe el apelativo de cada uno.

El director de operaciones de agua de DWP, Richard Harasick, dijo a Efe que la razón por la que “esa represa falló fue debido a una pobre geología para construir en ese lugar y otras fuerzas que levantaron una porción de la presa”.

El funcionario de DWP contó que una de las lecciones aprendidas de la catástrofe fue crear licencias para realizar esas obras a ingenieros de carrera.

“Porque Mulholland no era ingeniero ni tenía licencia”, señaló Harasick, quien explicó que por el desastre surgieron una serie de regulaciones para construir embalses.

“Porque mucha autoridad estaba concentrada sólo en una persona”, concluyó.