Embrace Your Power: Un reto para todos los jóvenes

Debemos movilizar nuestros amigos, familiares, compañeros para que salgan a votar si quieren que sus voces sean escuchadas en temas que nos importan
Embrace Your Power: Un reto para todos los jóvenes
Yamilex Rústrian es una joven activista.
Foto: Suministrada

Solo tenía 7 años de edad cuando parecía que el mundo se me venía encima. Vivíamos pobres en Guatemala pero felices y unidos como familia. Hasta que un día, cansada de vivir en la pobreza y en un país plagado de violencia, mi mamá decidió emigrar a los Estados Unidos en busca del Sueño Americano con la intención de algún día regresar por nosotros para estar unidos de nuevo como familia.

Pero ese día nunca llegó. Pocos meses después, las maras asesinaron a mi papá y fue cuando sentí como si todo el peso del mundo se me viniera encima. Mi padre, mi roca, y la persona que más admiraba en este mundo, muerto. De la noche a la mañana mi hermano Mauricio de 11 años, mi hermanita Yosselin de 6 años y yo de 7 años quedamos huérfanos. Caímos víctimas de la violencia en nuestro país y no tuvimos otra opción que huir y seguir a mi mamá a los Estados Unidos.

Por medio de un coyote, mi hermana Yosselin y yo hicimos la peligrosa travesía hacia la frontera de Estados Unidos y México. Recuerdo que tenía mucho miedo pero, por ser la hermana mayor, sentí que tenía que ser la valiente. Pasamos horas y días caminando por el desierto sin agua y comida. Recuerdo haber tomado agua sucia de un charco rodeado de bichos y no tener otra opción que tomarla para sobrevivir. Recuerdo haber conocido a una mujer que dio a luz en el desierto y después fue abandonada por el coyote.

Hice la travesía con gente que anhelaba un futuro mejor para sus hijos igual que mi mamá. Pasábamos las horas compartiendo nuestro sueños y metas de lo primero que íbamos a hacer cuando llegáramos a los Estados Unidos.

También recuerdo haber estado en un cuarto oscuro como prisionera con más de cien personas por 10 días con la angustia de que nunca iba a volver a ver a mi mamá. Me di cuenta que los coyotes le habían exigido más dinero a mi mamá para dejarnos libre.

Han pasado 13 años desde que tomé esa travesía de más de 3,000 millas, pero todavía lo recuerdo como si fuera ayer. Vivo en Los Ángeles, California con mi familia, soy una DREAMer y estudio ciencias políticas en el Colegio del Valle de Los Ángeles. Mi mamá es trabajadora de limpieza y miembro del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios, (SEIU).

Como DREAMer yo estoy protegida contra la deportación gracias a DACA, pero sé que miles de personas no tienen ese alivio y viven con la angustia de un día ser separados de sus familias. Y es por eso que estoy luchando para los derechos de los inmigrantes y organizando a jóvenes como yo, DREAMers, para movilizar el voto latino. Nuestra campaña, Embrace Your Power o Ejerce Tu Poder reta a jóvenes para que se inscriban a votar y así “utilicen su poder” y salgan a votar este noviembre.

Porque como la próxima generación, ya es hora de defender a nuestras familias y comunidades. Y la única forma de hacerlo es con el poder de nuestro voto. Tenemos que movilizar a nuestros amigos, familiares, compañeros para que salgan a votar si quieren que sus voces sean escuchadas en temas que nos importan, como la creación de empleo, acceso a la educación universitaria, la reforma migratoria amplia, y un enfoque a las comunidades marginadas.

Hay mucho en juego en este año electoral, especialmente para nuestras familias inmigrantes. Ya es hora, ejerce tu poder e inscríbete para votar.