Fanático escocés festeja título de su equipo a sus 106 años

Hibernian venció a Rangers y se quedó con la Copa de Escocia; el fanático Sam Martinez, conocido como 'El abuelo del fútbol escocés' vio cortar una mala racha de diez finales perdidas
Fanático escocés festeja título de su equipo a sus 106 años
El festejo de David Gray del Hibernian.
Foto: Getty Images

El fútbol escocés suele estar relegado en la consideración europea. Tapado por la Premier League inglesa, la repercusión es en cuentagotas fuera de las islas. El certamen dominado por el Celtic de Glasgow ahora espera por el renacimiento de The Rangers, que tuvo que refundarse tras una crisis financiera y llega para dar batalla en una liga sin sorpresas. Y en ese contexto, la Copa de Escocia suele ser la excepción.

Como sucede con la FA Cup, los equipos chicos se pueden sentar en la mesa de los grandes y dar el batacazo. El triunfo por 3-2 de Hibernian sobre Rangers ayer en Hampden Park así lo demuestra. Los Hibs, un club fundado por inmigrantes irlandeses, volvió a festejar en la Scottish Cup tras 114 años y tuvo en la tribuna a un fanático que vivió gran parte de la sequía: Sam Martínez, de 106 años, se transformó en el abuelo del fútbol local.

Hibernian, campeón de liga en cuatro ocasiones y con tres Copa de Liga (la última, en 2007), levantó su tercera Copa de Escocia, tras las conseguidas en 1886/87 y 1901/02. Gracias a un gol en el tiempo de descuento del lateral David Gray, se impuso ayer a Rangers y se clasificó a la Europa League, para alegría de su gente y del abuelo Sam Martinez.

En una final para el recuerdo, disputada en un abarrotado estadio de Hampden Park, los dos equipos, que esta temporada jugaron la Scottish Championship, segunda categoría del fútbol escocés, se jugaban, además, una plaza en la próxima edición de la Europa League. The Rangers, que aseguró hace semanas su ascenso a Primera División, quería cerrar la temporada con un título, mientras que los Hibs aspiraban a desquitarse de la decepción por no lograr la promoción con un triunfo.

Comenzó mejor el equipo de Edimburgo, y a los tres minutos se puso del delante en el marcador gracias a un tanto del delantero Anthony Stokes. Sin embargo, primero el veterano Kenny Miller al filo de la media hora y luego Andy Halliday con un golazo en la segunda mitad obraron la remontada de los de Mark Warburton. Cuando parecía que la Copa se iba para Glasgow, en diez minutos de ensueño, Hibernian, gracias a los goles de Stokes y de Gray, este último en el minuto 92, terminó llevándose la victoria por 3-2.

El conjunto de la capital escocesa, que alcanzó la tercera posición en la Championship, pudo con el favorito Rangers, levantó su primera Copa de Escocia desde 1902 y su triunfo dio la vuelta al mundo. Tras diez finales de Copa de Escocia fallidas, la número 11 fue la vencida. En todas estuvo presente Sam.