Si eres de bajos ingresos, tu trámite de ciudadanía puede ser gratis

Ferias de ciudadanía se ofrecen en el condado de Los Ángeles, al menos cada mes, donde asesoran casos individuales gratuitamente.
Si eres de bajos ingresos, tu trámite de ciudadanía puede ser gratis
Foto: Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Desde hace más de una década, José Sánchez podía haberse hecho ciudadano pero las cuentas no le daban para pagar por el proceso.

Cuando le dijeron que no podía apuntarse en la lista de espera para recibir un trasplante de riñón por no ser ciudadano, le entró la urgencia. Lleva 8 años bajo diálisis.

“Una vez miré que La Asociación de Funcionarios Electos y Designados (NALEO) iba a tener un taller de ciudadanía gratis. Cuando fui me enteré que debido a mis bajos ingresos, podía solicitar un perdón del pago para la ciudadanía”, recuerda Sánchez, un inmigrante mexicano.

Así fue como en abril del 2015, envió su solicitud junto con la petición para el perdón del cobro.

La vida le ha cambiado a José Sánchez desde que se hizo ciudadano en enero pasado. Está listo para votar, comenta.

“Agregué un comprobante del Seguro Social del pago que recibo por discapacidad”, cuenta.

Para septiembre de 2015, fue llamado a hacer el examen de la ciudadanía. Lo pasó sin problemas. En enero de este año, prestó juramento como ciudadano.

“Lo que más me motivó fue saber que ya voy a poder votar y alzar la voz por los que están en la oscuridad”, dice Sánchez quien en 1998 se hizo residente permanente, después de 12 años de vivir como indocumentado.

“Pude arreglar con la amnistía de Reagan pero sólo hubo dinero para que mi esposa solicitara su residencia. Después cuando tuvimos recursos, ella me pidió”, comenta.

Debido a sus bajos ingresos, José Sánchez calificó para ser exentado del pago por la ciudadanía.
Debido a sus bajos ingresos, José Sánchez calificó para ser exentado del pago por la ciudadanía.

María Sánchez, esposa de José Sánchez, se hizo ciudadana hace dos meses. Esta semana votó por primera vez en una elección primaria presidencial.

Muchos inmigrantes desconocen que califican para conseguir un perdón para el pago del proceso de ciudadanía.

Si recibes asistencia del gobierno a través de estampillas de comida, seguro social suplementario, pago por discapacidad o beneficios de algún programa del condado, pueden calificar para el perdón de pago”, dijo Angélica Peña de NALEO.

Aclaró que deben presentar junto a la solicitud de ciudadanía y exención del pago, una carta de la agencia de gobierno que da los beneficios.

También califican para ser exentados del cobro, quienes ganen por debajo del 150% del nivel de pobreza federal.

Por ejemplo en el caso de una familia de cuatro sus ingresos deben sumar un total de 36,450 dólares; y para una persona soltera ,17,820 dólares al año, explica Peña.

Estos, deben mandar como comprobantes, talones de pago de su salario o declaraciones de impuestos.

La necesidad de un trasplante de riñón motivó a José Sánchez a no demorar más convertirse en ciudadano estadounidense.  Sánchez lleva ocho años teniendo que hacerse diálisis tres veces a la semana.
La necesidad de un trasplante de riñón motivó a José Sánchez a no demorar más convertirse en ciudadano estadounidense.  Sánchez lleva ocho años teniendo que hacerse diálisis tres veces a la semana.

Una tercera categoría de quienes pueden calificar para no pagar por el trámite son: quienes tienen sueldos por arriba del nivel de pobreza federal pero que atraviesan por una situación económica difícil y están llenos de préstamos y cuentas médicas.

En estos casos, Peña, recomienda que presenten comprobantes como estados de cuenta de los bancos y talones de pago.

El costo actual de la ciudadanía es de 680 dólares, que incluyen los 85 dólares que cuesta la toma de huellas dactilares.

Peña dice que para el verano sabrán cuándo entrará en vigor el nuevo incremento de 45 dólares, que hará que el costo por hacerse ciudadano suba a 725 dólares. ‘Creemos que va entrar para noviembre”, indica.

“El 85% de las solicitudes de perdón de pagos son aprobadas”, subraya.

Pérez dice que desde que se hizo ciudadano se siente con más derechos.

“El otro día, caí por accidente encima de una persona cuando me aventaron en una reunión. La persona me volteó a ver. Enfurecida me dijo, ‘Regrésate a México’. Yo le contesté tranquilamente, ‘no me voy a ninguna parte. !Este es mi país!’”, platica orgulloso éste inmigrante, naturalizado estadounidense.