100 años de prisión a pederasta que abusó de dos jovencitas

El hombre de Lancaster que es VIH positivo se identificaba como policía para cometer sus fechorías
100 años de prisión a pederasta que abusó de dos jovencitas
Joseph Kenneth Cornett pasará el resto de su vida en prisión.
Foto: Captura / CBS2

Un hombre de 42 años que es VIH positivo fue sentenciado a pasar más de 100 años tras las rejas por secuestrar y abusar de dos jovencitas en Lancaster.

Un jurado encontró culpable el 24 de marzo pasado a Joseph Kenneth Cornett por los 15 crímenes serios que enfrentaba, incluyendo rapto para cometer violación, actos lascivos contra un niño, violación forzada de un menor y atacar a la fuerza para generar daños físicos.

El jurado también determinó que los crímenes se cometieron contra varias víctimas y que éstas tenían menos de 14 años.

Cornett también debe registrarse como un ofensor sexual por el resto de su vida.

Para impedir que siguiera escupiendo a los agentes, le pusieron una mascara a Cornett. /CBS 2
Para impedir que siguiera escupiendo a los agentes, le pusieron una mascara a Cornett. /CBS 2

El caso data del 13 de abril de 2015 cuando Cornett le dio un “aventón” a una jovencita de 15 años, pero luego le impidió salir del carro. El acusado luego la llevó a una área desolada de Lancaster, donde la abusó en dos ocasiones, indica un comunicado de la oficina del Fiscal de Distrito del condado de Los Ángeles.

El 6 de mayo de 2015, Cornett se acercó a otra adolescente de 15 años que caminaba hacia su casa de regreso de la escuela y se identificó como policía y le dijo que la arrestaría por cruzar la calle ilegalmente (jaywalking).

Luego la convenció de subir a su auto y la llevó a un salón de clases temporal que estaba vacío cerca del bulevar Lancaster y la calle 40th donde la atacó sexualmente, según los documentos de la corte y el testimonio de las víctimas.

En este caso, la jovencita logró huir y pidió ayuda en una iglesia cercana.

Cornett luego intentó escapar, pero su auto quedó atrapado en la arena. Durante su arresto, el hombre luchó contra los agentes que lo intentaban detener y también les escupió.

Para retenerlo, los agentes le pusieron una máscara.