Editorial: Este martes, vota

Votar es una obligación moral. Y es un comienzo para generar los cambios requeridos por la sociedad.

Editorial: Este martes, vota
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Este martes, los casi 18 millones de votantes registrados de California tendrán la oportunidad de influir en la realidad nacional y estatal.

Esta vez las voces de los californianos tendrán un impacto nacional, particularmente para las primarias presidenciales del partido Demócrata, donde se confrontan Hillary Clinton y Bernie Sanders.

Los votos determinarán la identidad de los dos candidatos finalistas en la elección a Senador federal, donde las demócratas Kamala Harris y Loretta Sánchez lideran un grupo de 34 postulantes.

Quienes voten el martes podrán plasmar la lista de candidatos para el Congreso de Estados Unidos, donde California tiene 53 puestos. Todos ellos se someterán al veredicto popular en noviembre.

Dos de los cinco supervisores del condado de Los Ángeles, de los puestos más poderosos en nuestra zona, se desocupan al retirarse los veteranos Michael Antonovich (desde 1980) y Don Knabe (desde 1996). La nueva formación de la junta será histórica.

Y nuestros votantes determinarán las listas finales de los comicios para la Asamblea y el Senado estatales; elegirán de entre decenas de posibles jueces y decidirán el destino de un plebiscito que habilitaría la suspensión de miembros de la Legislatura.

Los votantes serán realmente influyentes.

Pero con una condición.

Que tú, que ésto lees, que eres ciudadano y ya te registrarte, salgas a votar.

Esto es un llamado a la responsabilidad cívica. A que dejemos de ser comentaristas de pacotilla, de despreciar la participación en la política.

Es un llamado a que cambiemos la queja por la urna.

Es una convocatoria a quienes nunca o casi nunca han votado a que esta vez sí lo hagan.

Es un recordatorio a los jóvenes de que ellos son nuestras esperanzas solamente si se involucran y si determinan con su voto sus pareceres y sueños.

Votar es una obligación moral. Y es un comienzo para generar los cambios requeridos por la sociedad. En esta ocasión, también para evitar que ésta degenere en un ámbito de resentimiento y violencia.

Es tu ocasión. Tu oportunidad.

No la pierdas.

Este martes, vota.