Los pros y los contras de pedir medicamentos por correo

La entrega a domicilio puede ahorrarte tiempo y dinero. Pero antes de ordenar, asegúrate de que obtendrás un beneficio

Los pros y los contras de pedir medicamentos por correo
Foto: Consumer Reports

¿Te parece atractivo que te lleguen tus medicamentos por correo enviados a la puerta de tu casa? Más de un tercio de quienes respondieron a una encuesta de Consumer Reports en 2013 recibieron al menos parte de sus recetas a través de una farmacia con pedidos por correo durante los 12 meses anteriores, con la expectativa de reducir sus costos.

Los descuentos son a menudo significativos, especialmente para medicamentos que las personas toman regularmente, como aquellos para la diabetes o la alta presión sanguínea. Dependiendo del gerente de beneficios de farmacia de tu aseguradora (que compra al por mayor de los fabricantes y transfiere los ahorros), podrías ordenar el suministro para 3 meses de algunos medicamentos por un copago de apenas unos pocos dólares. En algunos casos, podrías ser elegible para obtener algunos medicamentos genéricos por un copago de $0, incluso podrías tener el envío gratis.

Además, no es necesario ir a una farmacia. “La conveniencia es un impulsor muy grande para que las personas determinen si desean obtener recetas por correo” dice Lucinda Maine, Ph.D., R.Ph., vicepresidente ejecutiva y directora general de la Asociación Estadounidense de Colegios de Farmacia (American Association of Colleges of Pharmacy). “Y con el servicio correcto de órdenes por correo para los medicamentos que tomas, puedes ahorrar dinero”.

Parece un excelente negocio, ¿no es cierto? Ciertamente puede serlo, pero no es siempre el caso. Estos son los pros y los contras:

No todos los medicamentos deberían ordenarse por correo

Debido a que los programas de correo usualmente envían un suministro de 90 días al mismo tiempo, son ideales para medicamentos que se utilizan de forma permanente, no para aquellos que necesitas inmediatamente o por un corto periodo. Y ciertos medicamentos, incluidos algunos para el dolor y el insomnio, tienen restricciones de envío.

Los ahorros no están garantizados

Antes de ordenar, revisa lo que cobrará el plan de tu aseguradora por pedir tus medicamentos para que te los envíen por correo. Verifica también los precios de tu farmacia local; muchas ofrecen ahora recetas para 90 días con bajos copagos.

Y las tiendas de cadena y las grandes tiendas tienen muchos genéricos con excelentes descuentos. Kmart, Sam’s Club, Walgreens, y Walmart, por ejemplo, ofrecen un suministro de 90 días de docenas de genéricos por sólo $10, y eso usualmente incluye envío gratuito. (En algunos casos, hay una tarifa de membresía anual).

Podrías tener que solicitar genéricos

Las farmacias con órdenes por correo algunas veces pueden ser lentas para poner los genéricos a disposición de los clientes, aunque esa brecha se ha ido reduciendo. Para asegurarte de que no te quedes con un medicamento de marca más costoso, pídele a tu médico que te prescriba un genérico, y que lo escriba claramente en la receta.

Los descuentos pueden ser significativos, especialmente para medicinas que se toman de manera regular, tales como los medicamentos para la diabetes y la alta presión sanguínea.

Podrías necesitar dos recetas para comenzar

Para asegurar que vas a tener suficientes medicamentos mientras esperas a que tu aseguradora procese tu nueva orden, lo que puede tomar hasta dos semanas, pídele a tu médico dos recetas, una para un suministro de 30 días para despacharlo inmediatamente en una farmacia local y una por un suministro de 90 días para ordenar por correo.

Debes mantener informados a tus farmacéuticos

Es mejor surtir todas las recetas en una farmacia, de manera que tu farmacéutico pueda alertarte de posibles interacciones entre los medicamentos, retiros de medicamentos del mercado y más. Si recibes tus medicamentos de mantenimiento a través de órdenes por correo y compras las medicinas que necesitas ocasionalmente en una farmacia, infórmales a todos de los medicamentos que estés tomando y ponlos al corriente con regularidad acerca de cualquier cambio que tengas.

El resurtido automático puede ser útil, pero…

Si sabes que estarás tomando un medicamento a una dosis establecida por un largo periodo de tiempo, considera obtener resurtidos automáticos, de manera que no tengas que renovar la receta cada 3 meses. Pero si dejas de tomar el medicamento, o si cambia tu dosis, es posible que debas informar a la farmacia que te envía tus medicinas por correo. De otra forma, podrías seguir recibiendo medicamentos que no necesitas.

Pregúntale a tu aseguradora si su servicio te alertará antes de enviar los medicamentos. (Los planes de medicamentos de Medicare Parte D requieren que las farmacias de pedidos por correo obtengan la autorización del paciente o de su cuidador antes de enviar una nueva receta o un resurtido).

La sincronización puede ser difícil

Debido a que es posible que los medicamentos no siempre lleguen a tiempo, asegúrate de poner las órdenes en línea o por teléfono al menos dos semanas antes de que se terminen si no cuentas con resurtido automático.