¿Cómo hace el Cártel de Sinaloa, con “El Chapo” preso, para expandirse hasta Australia?

La región Asia-Pacífico se está haciendo atractiva para los grupos delictivos mexicanos porque los consumidores pagan por la droga precios mucho más altos
¿Cómo hace el Cártel de Sinaloa, con “El Chapo” preso, para expandirse hasta Australia?
Los australianos pagan por drogas más que los estadounidenses, lo que hace al país más atractivo.
Foto: Spencer Platt / Getty Images

CIUDAD DE MÉXICO.- Los cárteles mexicanos se convirtieron en la nueva amenaza para la zona Asia-Pacífico, gracias a que empezaron a moverse a través de los puertos australianos, donde ya operan con jerarquías claras que les permiten el suministro de grandes cantidades de drogas y armas.

Así lo establece el estudio realizado por la Universidad Nacional Australiana (ANU), de acuerdo con este análisis, las organizaciones criminales mexicanas ya entablaron una guerra con las grupos delictivos que operan en Oceanía, una ruta que tomaron como alternativa a finales de los años 90 y principios del nuevo siglo, tras la desarticulación de las rutas de la droga colombianas. A partir de entonces, relata, se han convertido en los mayores distribuidores mundiales de cocaína y metanfetaminas.

Mujeres trabajan en un campo de amapolas en el estado de Guerrero, México.
Mujeres trabajan en un campo de amapolas en el estado de Guerrero, México. Foto: Getty

“Australia y Asia Pacífico han surgido como nuevos blancos principales –de los narcos mexicanos–. La clave para los cárteles se encaminen hacia nuestras costas es la disminución de la demanda de Estados Unidos. El bajo precio de las drogas en el mercado de Estados Unidos, en comparación con la región de Asia y el Pacífico, también los ha empujado hacia nuestra región”, determina en análisis firmado por Anthea McCarthy-Jones, profesor asistente en la Universidad de Camberra, en Australia.

De acuerdo con la Oficina de Drogas y el Delito de Naciones Unidas, Asia Oriental, el sudeste de Asia y Oceanía tienen el mayor número de usuarios de estimulantes de tipo anfetamina – que influyen directamente en el sistema nervioso central- en el mundo [9.5 millones]. En la misma región existe otros 3.9 millones de consumidores de éxtasis, por lo que para los carteles mexicanos la región les representa un negocio lucrativo y una zona “lógica” para expandir sus negocios.

“Además de esto, dos décadas de rápido crecimiento económico y del bienestar económico creciente en países como China, Corea, Japón, Indonesia y Australia han producido una mayor demanda de drogas ilícitas nunca antes vista. De manera favorable para los carteles, las muchas monedas locales, como el dólar australiano también se pueden convertir fácilmente en moneda estadounidense”, cita el estudio.

Aunque no detalla los precios, señala que los consumidores de drogas australianos pagan uno de los precios más altos en el mundo.

“Si bien existen mayores costos de transporte y otros gastos diversos relacionados con la distribución a los mercados de Asia Pacífico, los ingresos percibidos mediante la venta aquí en Australia es mucho mayor que los desembolsos iniciales y los costos por parte de los carteles”, explica.

El cártel de Sinaloa

Operativos militares antidrogas ineficientes en México propician que la droga producida aquí llegue a otros países. Foto: Getty
Operativos militares antidrogas ineficientes en México propician que la droga producida aquí llegue a otros países. Foto: Getty

Desde 2011, John Lawler, director de la oficina anticrimen de Australia, dijo que el cártel de Sinaloa era ya el mayor proveedor de cocaína en el país, con un promedio de 500 toneladas importadas mensualmente.

El estudio señala que el riesgo para los australianos no sólo es la llegada de drogas mexicanas a las calles sino también la amenaza que representa para la seguridad.

Por otro lado, no existe la certeza de que las drogas que se venden en las calles de la capitales australianas sean puras, ya que para enfrentar el embate de los cárteles mexicanos, algunas bandas locales añaden edulcorantes a sus cargamentos y también adquieren armamento que ingresa al país de manera ilegal.

Cataloga como peligrosos a los cárteles mexicanos, ya que no buscan alianzas con las redes criminales locales sino que se enfrentan a cualquier organización que pudiera competir en abastecimiento de mercancías como los grupos libaneses, chinos, albaneses y lo que llaman las bandas de motociclistas australianos.

Un arsenal de armas confiscado a narcotraficantes en México.
Un arsenal de armas confiscado a narcotraficantes en México. Foto: Getty

Pero también advierte que la entrada de armas ilegales a México es un elemento que puede influir en un recrudecimiento de la violencia en Australia. Ya que ilegalmente entran, cada día, a través de la frontera con Estados Unidos cerca de 2 mil armas de fuego –estimación que atribuye al Gobierno mexicano– y son estas armas las que llegan a las manos de los cárteles.

“Esto aumenta significativamente el potencial de una escalada de la violencia entre los grupos criminales locales que compiten por el control de las redes de distribución interna”, expone.

La amenaza mexicana

Miembros del Ejército Mexicano incineran marihuana, heroína, cocaína y metanfetaminas en una base militar en Monterrey, estado de Nuevo León, el 8 de abril de 2014.
Miembros del Ejército Mexicano incineran marihuana, heroína, cocaína y metanfetaminas en una base militar en Monterrey, estado de Nuevo León, el 8 de abril de 2014. Foto: Getty

El estudio cita una serie de retos para los responsables de las políticas públicas en materia de seguridad de ese país para “responder a esta nueva amenaza”.

En primer lugar, cita, hay que reconocer que no es un cártel extranjero o un grupo local que representa una amenaza para la seguridad nacional de Australia, sino que son una “red oscura” que incluye tanto a los actores nacionales y extranjeros.

“Redes oscuras están organizadas de tal manera que los individuos, los grupos y los enlaces de la red están tan lejos de la base de que cualquier penetración no amenaza a la red en su conjunto. Es por estas razones que las redes oscuras son mucho más difíciles de detectar y eliminar, y esa es la explicación de por qué los grupos del crimen de terrorismo y transnacionales emplean a menudo este tipo de estructuras”, agrega.

En segundo lugar, mientras que por carretera y ferrocarril tienden a ser la forma más común de incautación de drogas, según el Informe Mundial sobre las Drogas 2015, las incautaciones marítimas representan las cantidades más grandes, en un promedio de 365 kilogramos entre 2009 y 2014.

“Es poco probable que cambie el enfoque recién descubierto los carteles mexicanos en los mercados de Australia y la expansión en la región de Asia Pacífico. La globalización y la distribución de la tecnología hacen más fácil su expansión, y la riqueza de nuestra región lo posiciona como un nuevo mercado principal para las próximas décadas. Por lo tanto, los australianos responsables políticos necesitan adoptar un enfoque pragmático y eficaz que combate esta amenaza y maximiza el uso de los recursos”, expone.

Un buen comienzo sería una política que se centre cada vez más en la recopilación de inteligencia, interdicción marítima y la creación de capacidad de respuesta contra el narcotráfico en los centros de tránsito en el Pacífico Sur.