Lo que se sabe de Omar Mateen, el atacante del club gay de Orlando

El FBI lo interrogó dos veces en años recientes, pero descartó un vínculo extremista
Lo que se sabe de Omar Mateen, el atacante del club gay de Orlando
Sobrevivientes cuentan la aterradora experiencia del ataque al club gay Pulse en Orlando.
Foto: OMAR MATEEN

La policía identificó a Omar Mateen como el hombre que abrió fuego en un centro nocturno gay en Orlando, Florida, dejando 50 muertos y al menos 53 heridos, en lo que es considerado la peor masacre en la historia de Estados Unidos.

Mateen fue abatido por la policía después de que tomó rehenes en el club Pulse.

Tenía 29 años y era de nacionalidad estadounidense y de padres afganos.

El Buró de Investigaciones de EEUU (FBI, por sus siglas en inglés) confirmó que Mateen llamó al número de emergencia 911 antes del ataque y habló acerca del autodenominado grupo Estado Islámico (ISIS).

Varias fotografías de Mateen estaban en un perfil de MySpace que presuntamente pertenecía al atacante.
Varias fotografías de Mateen estaban en un perfil de MySpace que presuntamente pertenecía al atacante.

Mateen vivía en Fort Pierce, una localidad entre las ciudades de Orlando y Miami, en la costa este de Florida.

Un portavoz del FBI declaró este domingo que la agencia primero entrevistó a Mateen en 2013 luego de que hiciera “comentarios incendiarios” a un colega.

La investigación se cerró.

La casa de Mateen en Fort Pierce, Florida, fue puesta bajo custodia federal luego del tiroteo.
La casa de Mateen en Fort Pierce, Florida, fue puesta bajo custodia federal luego del tiroteo.

En 2014 el FBI lo volvió a entrevistar, esta vez sobre una posible conexión con el atacante suicida estadounidense Moner Abu Salha , que se unió a Estado Islámico en Siria .

De nuevo la pesquisa del FBI no encontró ninguna “relación sustancial entre ambos”.

La empresa de seguridad privada G4S confirmó que Mateen había sido uno de sus empleados desde septiembre de 2007.

“No estaba de guardia cuando ocurrió el incidente”, indicó la compañía en un comunicado, además de asegurar que está cooperando con el FBI y otras agencias.

Este domingo el FBI confirmó que el atacante había comprado de manera legal al menos dos armas durante la semana pasada en Florida.

Una era un rifle tipo AR calibre .223, que se destaca por su alta capacidad de disparos continuos, y otra era una pistola semiautomática de 9 mm.

Además de los 50 fallecidos, otras 53 personas resultaron heridas. Algunos de ellos se encuentran en condición crítica en hospitales de Orlando, informó el alcalde Buddy Dyer.

Mateen portaba dos armas, una de ellas un rifle tipo AR con capacidad para disparar rondas continuas de balas.
Mateen portaba dos armas, una de ellas un rifle tipo AR con capacidad para disparar rondas continuas de balas.

Sitora Yusufiy, la exesposa de Mateen, dijo a la prensa este domingo que su expareja era alguien “inestable emocionalmente”, que la golpeó en varias ocasiones durante su breve matrimonio.

“Era un enfermo mental. Esa es la única explicación que puedo dar y estaba evidente perturbado”, dijo, además de relatar que fue “literalmente rescatada” de la casa en que vivía con Mateen.

Al saber de la noticia, Sitora dice que quedó “devastada, conmocionada”.

“Empecé a temblar y a llorar porque más que nada estaba tan profundamente herida y triste por las personas que perdieron a sus seres queridos y las familias que están sufriendo ahora”.

Padre

Seddique Mateen, el padre del atacante, afirmó que las acciones de su hijo probablemente están motivadas por su perspectiva contra la homosexualidad, por lo que descartó un acto ligado a la religión.

Su hijo había estado molesto luego de que vio a dos hombres besándose en Miami, según Seddique.

Sin embargo, la agencia de noticias Amaq, que dice estar vinculada a Estado Islámico, citó una supuesta declaración del grupo que asegura que Omar Mateen, uno de sus “combatientes”, perpetró el ataque.

La casa del atacante fue puesta bajo custodia por la policía local y agentes del FBI, que lidera la investigación del acto catalogado por el presidente Barack Obama como “un acto terrorista”.