La ‘cruda’ del Tricolor: ¿a qué sabe esa cosa llamada humillación?

Opinión: tras la peor derrota de su historia, la selección mexicana tiene una oportunidad de aprender, aunque cueste trabajo verlo de ese modo
La ‘cruda’ del Tricolor: ¿a qué sabe esa cosa llamada humillación?
Guillermo Ochoa queda marcado como el arquero que sufrió la peor derrota del Tri.
Foto: EFE

Se aprende más de las derrotas que de los triunfos; de las humillaciones dolorosas que de los éxitos, éstos en ocasiones merecidos y otras veces fortuitos.

Mi primera reacción la noche del sábado al ver cómo la selección mexicana era incapaz de ponerse en guardia y proteger el honor contra una impecable Chile, fue que a los futbolistas mexicanos les toca hoy sentir la vergüenza, recibir las críticas, las burlas, “aguantar vara”, como se dice en México.

Porque si los jugadores mexicanos y sus aficionados no son capaces de hacerlo, el estrepitoso resultado de Santa Clara no habrá servido de nada; no ayudará a fortalecer la mentalidad del deporte más popular de los mexicanos.

Para muchos aficionados nuevos, ver a México aplastado de tal manera es algo nuevo y sorprendente. La verdad es que hacía mucho que el Tri se había comportado como un equipo serio, competitivo, que la mayoría de las veces no ganó, pero dio buena pelea. Para los no tan nuevos, el 0-7 fue un sufrido viaje al pasado, a los tiempos en los que México no era rival digno contra los mejores equipos del mundo.

Pero entre la novedad y los malos recuerdos emerge la pregunta clave: ¿cómo reaccionarán el Tri y el fútbol mexicano tras la debacle?

Las voces pidiendo que Juan Carlos Osorio sea destituido se han escuchado muy rápido. La verdad es que el hombre estaba invicto y a pesar de lo escandaloso de la derrota, despedirlo o aceptarle una renuncia sería radical.

Por eso digo, es tiempo de ponerle el pecho a las balas, de no exagerar; de probar el miserable sabor de la humillación en la cancha para asegurarse de que jamás se vuelva a caer tan bajo.

Argentina perdió una vez 0-5 en Buenos Aires contra Colombia, y Brasil aún padece el 1-7 contra Alemania en su propio Mundial. Cambiando de deporte, el “Dream Team” de baloncesto de Estados Unidos fue vencido por Argentina en los Juegos Olímpicos de 2004. Increíble.

Hasta los mejores sufren estos accidentes deportivos, pero lo importante es saber canalizarlos para crecer, y no para empezar a buscar culpables.