¡Cuida tu auto! El robo de convertidores catalíticos en LA está en apogeo

Detectives del LAPD atrapan a cuatro ladrones que operaban en todo el condado
¡Cuida tu auto! El robo de convertidores catalíticos en LA está en apogeo
Miguel Batanero, propietario de Technology Automotive en Montebello inspecciona el catalizador de una camioneta Honda CRV.
Foto: Jorge L. Macías / Especial para La Opinión

Los convertidores catalíticos se han convertido en objetivo popular para ladrones dispuestos a obtener dinero rápido por su venta a centros de reciclaje o como chatarra a fundidoras.

Sin embargo, equipos especiales de detectives del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) de la División West ya han puesto fuera de servicio a cuatro ladrones, a los que atraparon el jueves.

Esto como parte de operativos constantes en contra de este delito que afecta a muchos dueños de autos que deben reemplazarlos a un alto costo, incluso si tienen cobertura para robos en su seguro de autos. 

“Ellos operaban en ciudades de todo el condado de Los Ángeles”, dijo Jane Kim, portavoz del LAPD.

Desde abril pasado, los amantes de lo ajeno hicieron de las suyas en ciudades como Los Ángeles, West Covina, Alhambra, Rosemead, Long Beach, Lakewood, Artesia y Paramount. Su enfoque eran los automóviles Toyota Prius y Toyota Camry.

Mediante una operación encubierta, las autoridades siguieron la pista a los ladrones, después de verificar el aumento de catalizadores robados en zonas de West Los Ángeles, dijo el teniente Mark Day.

Vestidos en ropa de civil, los detectives atraparon a los cacos y recuperaron 10 convertidores catalíticos recientemente extraídos de vehículos.

Las autoridades creen que los cuatro arrestados están involucrados en al menos 38 incidentes de robo de catalizadores en los últimos dos meses.

“Muchas de las piezas robadas pertenecen automóviles Toyota Prius”, dijo el detective Mark Day. “Junto con los autos modelo Honda son los que representan el mayor atractivo porque los catalizadores contienen platino, paladio y rodio”.

Catalizadores como el de esta imagen corresponden a los autos Nissan Sentra y Toyota, que los amantes de lo ajeno desmontan y venden ilegalmente. /Jorge L. Macías
Catalizadores como el de esta imagen corresponden a los autos Nissan Sentra y Toyota, que los amantes de lo ajeno desmontan y venden ilegalmente. /Jorge L. Macías

¿Qué es un convertidor catalítico?

Para reducir las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, desde hace algunos años se incorporó el convertidor catalítico al tubo de escape de los automóviles.

Se trata de un ejemplo de catálisis heterogénea, donde un sólido que recubre los canales de un panel-soporte de cerámica o acero inoxidable cataliza una reacción entre gases expulsados por el motor de combustión interna.

En un catalizador estándar hay aproximadamente entre 3 y 7 gramos de platino, que puede ser vendido a centros de reciclaje entre $7 a $ 9.50 la libra.

El convertidor catalítico promedio pesa normalmente más de 10 libras, de ahí que la venta ilegal de una sola unidad representaría entre $150 y $200.

Las camionetas Honda CRV son las "preferidas" de los ladrones de convertidores cataliticos. /Jorge L. Macías
Las camionetas Honda CRV son las “preferidas” de los ladrones de convertidores cataliticos. /Jorge L. Macías

Golpe al bolsillo

A José Álvarez, residente de Whittier, el hurto del convertidor catalítico de su Honda CRV 2003 le costó $879.50 reemplazarlo.

Sin embargo, al final debió pagar $1,292.92 porque era necesario que a su automóvil se le reemplazaran dos sensores de oxigeno que dañaron los ladrones.

“Los rateros se enfocan principalmente en las camionetas Honda y los autos Toyota Prius, porque sus convertidores catalíticos son muy fáciles de robar”, dijo Miguel Batanero, propietario del taller mecánico Technology Automotive, en la ciudad de Montebello.  “Los desmontan en minutos porque solamente tienen que quitar de 4 a 6 tornillos, pero a veces también los cortan”.

Aunque los convertidores catalíticos tienen un código, en centros de reciclaje se pueden procesar y refinar otra vez, aunque muchas veces son fundidos como chatarra.

Los convertidores catalíticos
El convertidor catalítico promedio pesa normalmente más de 10 libras, de ahí que la venta ilegal de una sola unidad representaría entre $150 y $200. /Getty

Caen ladrones en el Valle de San Fernando

Luego de seis meses de investigación, detectives del Grupo de Trabajo de Catalizadores (CCTF) de la División Devonshire del LAPD, en el Valle de San Fernando efectuaron múltiples arrestos.

Entre abril y septiembre de 2015 los ladrones de catalizadores vendieron los dispositivos robados a un distribuidor de chatarra de Pacoima, quien a su vez los comerciaba con una compañía de Texas, indicó el sargento Pablo Monterrosa, quien participó en aquel grupo de trabajo.

Mientras que el número de robos de convertidores catalíticos fue de 500 en 2014, tan solo en los primeros tres meses de 2015 se produjeron 300 robos. En el presente, esa tasa se ha reducido a alrededor de 100 o más al año para el Valle de San Fernando.

Consejos: ¿Cómo evitar el robo del catalizador?

  • Usa el sentido común y estaciona tu auto siempre  en zonas bien iluminadas.
  • Si tu automóvil es caro o poco común, va a ser un objetivo prioritario para los delincuentes, preferentemente automóviles de lujo o deportivos, instálale un rastreador al catalizador. Estos dispositivos pequeños usan una señal de alerta para que se pueda rastrear ate el más mínimo movimiento, mediante un GPS.
  • En estacionamientos de centros comerciales, es aconsejable que te estaciones cerca de la entrada al edificio o cerca de la calle de acceso donde haya mucho tráfico.
  • Si trabajas o eres propietario de un negocio o fábrica, estaciónate en una zona cercada, con mucho tráfico durante el día y/o que sea segura por la noche.
  • Graba en el convertidor catalítico el número de placa de tu vehículo, para que la Policía pueda seguirle la pista con mayor facilidad.
  • Acude a un taller de silenciadores para que aseguren el convertidor al chasis del vehículo, soldándolo con un par de abrazaderas de acero.