¿Por qué ganará Chile a Argentina la Copa América Centenario 2016?

El medio campo de La Roja y el jugar sin presión, convierten a los dirigidos de Pizzi en un rival más que peligroso para La Albiceleste y terminará por cargar la balanza a su favor
¿Por qué ganará Chile a Argentina la Copa América Centenario 2016?
Foto: EFE

Como un Déjà vu, la Final de la Copa América Centenario la disputan Argentina y Chile, selecciones que apenas hace un año disputaron en Santigo la Final de la edición de Chile 2015, torneo que se llevó el equipo anfitrión y que por primera vez en su historia levantó la Copa.

En aquella ocasión, ambas selecciones llegaban con altas dosis de presión por ganar. La Roja, anfitrión y con la mejor generación en su historia no podía dejar pasar la gran oportunidad. Jugando un fútbol alegre, de rápidas transiciones y con varias estrellas en su 11, el equipo dirigido por Jorge Sampaoli pudo cosechar el fruto del trabajo que inició ocho años atrás con Marcelo Bielsa.

Del otro lado, La Albiceleste y el peso de más de dos décadas sin ganar un título, llegaron un año después de haber perdido la Final de la Copa del Mundo Brasil 2014, con Lionel Messi, el mejor jugador del mundo arropado por grandes estrellas del fútbol mundial.

La historia ya la conocemos. Chile se impuso en penales y Messi y compañía tuvieron que conformarse una vez más con el segundo lugar.

Un año después se miden en suelo neutral en otra Final. Con Messi en mejor forma y con Chile dirigido por Juan Antonio Pizzi. Todo da para pensar que es el tiempo de Argentina, de Messi, y de espantar el fantasma que acecha al fútbol argentino desde que ganaron en la Copa América en Ecuador 1993, último título de la selección absoluta.

El problema es que se enfrentan a Chile, una selección que ha venido de menos a más bajo la dirección de Pizzi, y que ante México y Colombia dejó claro que cuenta con uno de los medios campos más compactos y dinámicos en el mundo. Javier Mascherano ya no es un jovencito, y a pesar de su experiencia y colmillo, el medio campo de Argentina será puesto aprueba, algo que no ha pasado en lo que va del torneo.

La movilidad de Eduardo Vargas para jugar entre los marcadores y hacer un triángulo con Alexis Sánchez y Arturo Vidal, el motor chileno, será un dolor de cabeza para los hombres del Tata Martino y podrían terminar pagando caro.

Marcelo Díaz y Charles Aránguiz complementan el mediocampo chileno y son brújulas que permiten la salida de Vidal y generan el equilibrio necesario para el despliegue físico y táctico que ha mostrado La Roja en el torneo.

Chile llega esta vez sin la presión de hace un año, pero con el fútbol y los argumentos para ganar el juego. Si sale con la misma aplenadora que fue ante México y los primeros minutos ante Colombia, Chile podría no solo terminar una vez más con el sueño albiceleste, sino darle la derrota más dolorosa en los últimos años.