El estudiante de Atlanta que murió en Bangladesh por no abandonar a sus amigos

Se encontraba en Bangladesh visitando a su familia cuando se vio envuelto en el ataque terrorista, asumido por ISIS

Guía de Regalos

El estudiante de Atlanta que murió en Bangladesh por no abandonar a sus amigos
Faraaz Hossain se encontraba en Dacca visitando a su familia.
Foto: Facebook

Las manos del cadáver de Faraaz Hossain son una muestra de la lucha a la que se enfrentó este joven de 20 años, estudiante de la Universidad de Emory, en Atlanta (Georgia), antes de morir en el secuestro en Dacca, Bangladesh.

Faraaz se encontraba en el país visitando a su familia cuando se vio involucrado en el ataque terrorista de ISIS, el pasado 1 de julio. Durante 10 horas los miembros de la organización criminal retuvieron a 20 rehenes, a los que posteriormente mataron usando principalmente hachas.

Según indicó el hermano del joven, Zaraif Hossain, a The Associated Press, en el cuerpo de Faraaz había múltiples signos de lucha y las manos presentaban cortes profundos de espadas o hachas (como las que usaron los terroristas).

Otras fuentes indican también este comportamiento heroico del estudiante. Según han indicado, los terroristas le dieron la oportunidad de salvarse por ser bengalí nativo, pero Faraaz se negó a abandonar a las dos amigas con las que había acudido al restaurante de Dacca. Una era india y otra estadounidense.

LEA TAMBIÉN: Conmoción por el origen de los sospechosos del ataque en Bangladesh

Faraaz Hossain (centro) era estudiante de la Universidad de Emory, en Atlanta, Georgia.
Faraaz Hossain (centro) era estudiante de la Universidad de Emory, en Atlanta, Georgia.

“Sólo mataremos extranjeros”

Según testimonios reportados por el Daily Mail, los terroristas gritaron que sólo matarían extranjeros, refiriéndose al joven bengalí.

Sin embargo, al no permitir a sus amigas escapar -identificadas como Abinta Kabir y Tarishi Jain-, él decidió no moverse del establecimiento y permanecer de rehén. Abinta consiguió hacer una llamada telefónica a sus padres para avisarles del ataque.