‘Su lechita y a dormir’: Troy Santiago le pondrá su picante al UFC 200

El narrador ha atestiguado literalmente en primera fila el crecimiento del UFC y le ha tocado presenciar momentos dramáticos y sangrientos

Guía de Regalos

‘Su lechita y a dormir’: Troy Santiago le pondrá su picante al UFC 200
Troy Santiago ha narrado innumerables peleas del UFC.
Foto: Suministrada

Los gladiadores de las artes marciales mixtas que suben al octágono del UFC para protagonizar batallas electrizantes no son los únicos que enfrentan la presión de cumplir con las expectativas de los aficionados.

“En el micrófono se siente la misma responsabilidad, los mismos nervios”, dice Troy Santiago, voz en español del UFC desde 2007.

El comentarista de origen mexicano que ha labrado su nombre a base de trabajo en diversas plataformas de comunicación se encuentra a unos días de narrar uno de los eventos más importantes de su carrera.

UFC 200 es algo que rebasa la expectativa de cualquier otro, es un evento que me causa una gran emoción ser parte de él”, comenta Santiago sobre la espectacular cartelera del sábado en la arena T-Mobile de Las Vegas.

“Claro que siento nervios al tener la responsabilidad de ser la voz de un evento tan importante, pero nervios siempre hay y eso es bueno porque es cuando te das cuenta que todavía te emociona lo que haces. Si un día pierdes ese nervio,  lo mejor es dedicarse a otra cosa”, asegura el cronista de 40 años de edad.

En la función UFC 200, Santiago tendrá la oportunidad de “pintar” con su voz los cuadros de acción que los máximos exponentes de las artes marciales mixtas presentarán en el octágono. Ese día, la atención estará puesta en figuras como Jon Jones, Daniel Cormier, Brock Lesnar y Miesha Tate, entre otros. 

Le gusta ponerle ‘salsita’

El gran dinamismo que le imprime a sus narraciones ha hecho de Santiago un ingrediente indispensable en las transmisiones de UFC en español.

El tono explosivo de su voz, la emoción que le imprime, su agilidad para describir los momentos álgidos y también su “picante“, como cuando se escucha su típico “¡Su lechita y a dormir!” cada vez que un peleador es noqueado, son las armas con las que Santiago se ha convertido en un verdadero “gladiador del micrófono”.

“Hay que ponerle salsita, sabor a lo que uno hace, para eso me pagan, para mantener al público entretenido”, asegura el narrador, quien ha tenido la oportunidad de atestiguar la evolución del UFC en la última década.

“Este deporte nunca deja de crecer y producir nuevas figuras que te sorprenden día a día”, comenta Santiago, quien lo atribuye a la gran cantidad de talento que existe en el deporte.

“La evolución es tan constante que del UFC 100 al UFC 200 se han retirado peleadores legendarios como Georges St-Pierre, Randy Couture o Chuck Liddell y no pasó nada, porque hay una nueva generación de estrellas de artes marciales mixtas que siguen despertando la atención de toda la gente que sigue este deporte”, explica.

El momento más espeluznante

Santiago ha narrado casi dos centenares de funciones del UFC, incluyendo 128 de las numeradas, pero hay una en particular que recuerda por lo dramático. El cronista se encontraba trabajando una cartelera en una base militar de Carolina del Norte  y en una de las peleas preliminares le tocó describir la lesión más espeluznante que le haya tocado ver.

“Había un peleador llamado Cory Hill, alto, espigado, de extremidades largas, su especialidad era el kickboxing. Me acuerdo que este muchacho tira una patada y enfrente de él, el rival que tenía, levanta la rodilla, y Hill se rompe la tibia y el peroné, pero él no se da cuenta”, relata Santiago.

“La pierna le queda chicoteando y cuando trata de hacer base para regresar a apoyarse, cae a la lona con la pierna destrozada. Esa es la imagen más dramática que me ha tocado narrar, muy similar a lo que pasó cuando Anderson Silva se enfrentó por primera vez a Chris Weidman”.

Santiago nació en Los Ángeles, pero a los seis meses de edad sus papás se mudaron a México y fue en ese país donde concluyó sus estudios para después, en 1998, regresar a los Estados Unidos. Fue en Los Ángeles donde él comenzó a poner los andamios de las escaleras que lo han llevado a escalar en los medios de comunicación.

“Jamás me imaginé que llegaría a ser la voz en español del UFC 200″, dice orgulloso.