Deportado por no poder pagar fianza de $15,000

La familia de un joven mexicano, de 29 años, no pudo pagar la fianza por sus bajos recursos.

Antonia Guardado habla de su hijo Héctor Jesús Altamirano Guardado, detenido en el centro de detenci—ón de Adelanto.
Antonia Guardado habla de su hijo Héctor Jesús Altamirano Guardado, detenido en el centro de detenci—ón de Adelanto.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Por no poder pagar la fianza de 15,000 dólares que le fijaron para dejarlo en libertad, Jesús Altamirano Guardado de 29 años fue deportado a México después de un año de estar bajo custodia del Servicio de Migración y Aduanas en el Centro de Detención Adelanto.

No pudimos juntar el dinero que nos pedían para sacarlo libre y que pudiera pelear su caso fuera de la detención“, dijo Antonia Guardado, su madre, presa de la tristeza por la partida de su hijo a quien trajo a California cuando tenía trece años de edad.

El muchacho fue arrestado en julio de 2015 en las propias oficinas del Servicio de Migración y Aduanas (ICE) en Los Ángeles cuando acudió a explicarles porque no había asistido a una cita previa.

Y no acudió porque había sido arrestado por un agente del Shérif de Los Ángeles quien lo envió varios días a la cárcel del condado por no pagar el boleto del metro.  “Por ahorrarse siete dólares fue puesto en deportación“, se lamento la madre.

Héctor Jesús Altamirano, de 29 años, tiene nueve meses bajo custodia del Servicio de Migración y Aduanas (ICE) en el Centro de Detención de Adelanto porque sus padres no pueden pagar la fianza de 15,000 dólares que le impusieron para dejarlo libre. /FOTO FAMILIAR
Héctor Jesús Altamirano Guardado de 29 años está a días de ser deportado a México, a donde no ha estado desde los 13 años.

La familia hizo hasta lo imposible por reunir el dinero de la fianza pero no lo lograron. El padre de oficio cocinero apenas si gana para pagar los gastos básicos del hogar.

Desesperada, Antonia Guardado abrió una cuenta en el portal GoFundMe pero en 26 días sólo logró reunir 165 dólares en donaciones.

“Esperábamos que la juez en la Corte definiera la fecha de la deportación la semana que entra pero sin más ni más nos avisaron que lo sacaron y lo dejaron en Tijuana. “Mi hermana tuvo que salir de inmediato a llevarle una maleta con ropa porque lo deportaron solo con la ropa sucia que traía encima. Va sin ninguna identificación porque en Adelanto no le quisieron devolver su pasaporte mexicano”, dice su madre quien se lamenta de la desintegración familiar que ha causado la deportación y del tener que vivir separada del único hijo varón. “Juntamos dinero para mandarlo a Guadalajara donde viven sus abuelos pero ellos ya están muy viejos y enfermos. Sólo me queda orar por mi hijo”, comenta la madre.

En una cuenta bancaria, los Guardado sólo lograron recolectar 80 dólares de donaciones.

“En abogados, pagamos como 8,000 dólares. Ninguno hizo nada. Si lo hubiera sabido, ese dinero me hubiera servido para la fianza”, observa.