México y California, aliados estratégicos

Por Mtra. Claudia Ruiz Massieu, secretaria de Relaciones Exteriores de México
México y California, aliados estratégicos
Claudia Ruiz Massieu, secretaria de Relaciones Exteriores de México.
Foto: Suministrada

Si hay un lugar en Estados Unidos donde se ha demostrado que la relación con México es una de mutuo beneficio, ese sitio es California. Y si alguien nos ha enseñado que la integración de las comunidades migrantes y la prosperidad van de la mano, esas personas son los californianos.

Si fuera un país, California sería la séptima economía mundial, lo cual no resultaría posible sin el trabajo arduo de sus migrantes. Es significativo que el 33% de los negocios del estado sean propiedad de inmigrantes y que el poder adquisitivo de los hispanos alcance más de 310 mil millones de dólares. Vale la pena recordar que casi el 30% de la población californiana es de origen mexicano, de la cual el 11% nació en México.

California es el estado que más legislación ha aprobado para proteger y facilitar la integración de las comunidades inmigrantes; no debemos olvidar que actualmente tanto la Asamblea como el Senado estatales están presididos por descendientes de mexicanos. No es coincidencia que este estado, uno los más exitosos del país, sea al mismo tiempo uno de los que más ha luchado por la inclusión y los derechos civiles.

En este contexto, el pasado 5 de mayo, una fecha emblemática para los mexicanos, tuve oportunidad de visitar California, entidad a la que regresé esta vez con el objetivo de continuar con el trabajo que empezamos entonces: construir una alianza sólida entre países y crear mejores condiciones para la promoción de los derechos de la comunidad mexicana y México-estadounidense.

Durante estos días me reuní con líderes de diversos ámbitos que han sido aliados en nuestro esfuerzo, como el arzobispo de Los Ángeles, José Gómez, el presidente de la Universidad del Sur de California, Max Nikias, así como dirigentes comunitarios y empresariales.

Un componente central de esta visita fue continuar difundiendo las ventajas que tiene para EEUU la relación con México y las contribuciones de los mexicanos al progreso y desarrollo de este país.

Destacamos que de los más de seis millones de empleos estadounidenses que dependen de la relación comercial con México, aproximadamente 700,000 están en California. México es el segundo socio comercial más importante para California, y sólo el año pasado, nuestro comercio bilateral generó 71.9 mil millones de dólares. Para el condado de Los Ángeles, México es el principal mercado, al que se exportan 17 mil millones de dólares. En conjunto, los migrantes, incluyendo los indocumentados, pagan en promedio 1,800 dólares más en impuestos de lo que reciben en beneficios sociales. Se ha calculado que si todos los migrantes indocumentados salieran de California se perderían aproximadamente 3.6 millones de empleos.

Por todo ello, insistimos en que la frontera entre México y California es un punto de unión, no de división, es un puente de prosperidad de 233 kilómetros, por el que cada año cruzan, de manera legal, más de 100 millones de personas, cerca de 2.4 millones de camiones de carga, 186 mil camiones de pasajeros y más de 60 millones de vehículos.

Hoy, el Golden State es quizá el ejemplo más claro de que México y EEUU no sólo somos vecinos, sino aliados, socios y amigos que comparten un destino, basado en valores y también en intereses. Nuestra economía y sociedades están tan íntimamente ligadas que cada vez pensamos y actuamos más como una sola comunidad binacional, una familia que comparte éxitos y desafíos, en la que, si le va bien a uno de sus integrantes, le va mejor a todos.

La relación entre México y EEUU es dinámica y tiene cimientos fuertes, porque está basada en las personas: nuestros migrantes y las comunidades de origen mexicano; quienes vienen a estudiar y prepararse, a hacer negocios y emprender, a las mujeres que cada vez cobran mayor protagonismo como líderes en todos los ámbitos. México reconoce en cada uno de ellos una historia de vida, de esfuerzo, de deseos de salir adelante junto con sus familias. Estamos comprometidos a ofrecer soluciones concretas y cada vez mejores; es por ello que, como hoy, seguiremos recorriendo cada uno de los estados, para estar cerca, escuchar, atender y resolver.