Contra todo pronóstico, nadadora palestina llegará a los Juegos Olímpicos

Una mujer a la que Israel no deja salir de Cisjordania salta de una piscina de 25 metros a las aguas de Río 2016 y además lo hace como abanderada de su delegación
Contra todo pronóstico, nadadora palestina llegará a los Juegos Olímpicos
Mary Al Atrash, en la piscina de 25 metros en la que entrena de cara a Río 2016.
Foto: Getty Images

La nadadora palestina Mary Al Atrash cuenta los días que quedan para los Juegos de Río de Janeiro, donde participará en la modalidad 50 metros estilo libre y para las que se prepara sin tregua a pesar de los recursos limitados con los que cuenta.

Al Atrash, de 22 años y natural de Beit Sahur, cerca de Belén, salta a la piscina con decisión a la orden de su entrenador, Musa Nawawra, y apura los últimos entrenamientos antes de viajar a Argelia, donde se unirá a la delegación palestina y terminará de prepararse para representar a su país en los Juegos de Río, que comienzan el próximo 5 de agosto.

Su mejor marca es de 29.91 segundos, casi cinco segundos más lenta que la requerida para la clasificación olímpica, 25.28.

Al Atrash es una de las deportistas que compiten gracias al programa del Comité Olímpico Internacional para las naciones cuyos atletas no han logrado alcanzar el mínimo de calificación.

“Los palestinos nos enfrentamos a muchas dificultades para participar en competiciones internacionales, no tenemos las facilidades que otros países“, dice a Efe la nadadora, que en las últimas semanas ha incrementado su entrenamiento a dos veces al día para tratar de dejar bien a su país en Río de Janeiro.

Jerusalén, a apenas ocho kilómetros de Beit Sahur, cuenta con varias piscinas olímpicas -de 50 metros– y nadadores de competición, pero Al Atrash tiene que conformarse con entrenar en una de 25 metros porque, asegura, “Israel no le da permiso para salir de Cisjordania salvo en contadas ocasiones como Navidad o Semana Santa”.

“Nuestras facilidades son pocas. No tener piscinas olímpicas (en Palestina) crea dificultades, pero somos ambiciosos y queremos levantar nuestra bandera y llevar el nombre de los palestinos a todo el mundo”, asegura convencida esta joven, que forma parte de la comunidad cristiana palestina.

Su entrenador, Musa Nawawra, confía en su éxito y dice que, para compensar el déficit que supone que los entrenamientos sean en una piscina de la mitad de tamaño que la oficial, entrenan mucho y “trabajan muy duro”.

Graduada en Administración Empresarial en la Universidad de Belén, Al Atrash empezó a nadar cuando tenía siete años y hoy entrena sin descanso en la piscina del hotel YMCA de Beit Sahur para estar lista dentro de tres semanas, cuando dará comienzo la XXXI Olimpiada.

Bajo el lema que este año sostiene la competición, “Un mundo nuevo”, esta joven ondeará la bandera roja, blanca, verde y negra de Palestina en la ceremonia de apertura “ante héroes mundiales”, orgullosa de que su delegación “esté entre ellos”.

Al Atrash ha competido en lugares como China, Líbano, Qatar, Dubai y Rusia y, aunque es consciente de que su marca no alcanza el mínimo requerido, se da por victoriosa solo “con llevar al mundo el mensaje de la cuestión palestina”.

“Ofrezco mi participación como un regalo a los palestinos“, declaró a Efe.

La futura olímpica dice contar con el apoyo de sus padres desde su infancia y anima a todos los deportistas a “seguir entrenando hasta que consigan sus aspiraciones”.

“Les digo que nunca pierdan la esperanza de llegar a ser parte de los campeones del mundo”, alentó.

La nadadora será una de los seis nacionales que competirán en Río de Janeiro, la delegación palestina más grande que participará en unos Juegos Olímpicos desde su primera intervención en los de Atlanta en 1996 y uno más que en los pasados de Londres en 2012.

Con ella viajarán cinco palestinos más: Mohamed Abu Khousa, que correrá los 100 y 200 metros, Mayada Sayad, que participará en la maratón, el nadador Ahmed Jibril en 200 y 400 metros estilo libre y los germano palestinos Christian Zimerman en doma clásica y Simon Yacoub en judo.