Ante ola de muertos y tiroteos, marchan por la paz en San Bernardino

Ante ola de asesinatos, residentes, líderes religiosos y oficiales electos piden un cese a la violencia
Ante ola de muertos y tiroteos, marchan por la paz en San Bernardino
Decenas de personas se dieron cita la tarde del jueves para marchar y pedir la paz en San Bernardino.
Foto: Alejandro Cano / Especial para La Opinión

El jueves por la mañana, una mujer fue encontrada muerta a tiros en su auto en una calle de San Bernardino.

Es el episodio más reciente de una ola de asesinatos que afecta esta ciudad del Inland Empire, donde en diciembre pasado ocurrió uno de los peores ataques terroristas en el país. Apenas hace una semana, tres personas – incluyendo un padre y su hijo de apenas 9 años – fallecieron al salir de una licorería.

Este mismo jueves, entonando el cántico de “Vivos y libres, es lo que queremos ser”, alrededor de 100 personas, incluyendo niños y ancianos, participaron en la Caminata de Frente Común y Oración por la Paz mensual para exigir el cese a la violencia—violencia que este año ha cobrado la vida de 41 personas en San Bernardino.

“Estamos viviendo una crisis, pero con la ayuda de Dios y de la comunidad saldremos adelante. Tengo fe de que las cosas mejorarán. Será difícil, pero es trabajo de todos”, comentó Benito Barrios, concejal de San Bernardino.

La fe de Barrios la comparten  líderes religiosos de diferentes denominaciones, así como familiares de víctimas de la violencia. Sin embargo, además de la fe y oraciones, la ciudadnecesita de recursos económicos para implementar más programas de prevención e intervención, añadió Barrios.

“Con nuestra situación económica no podemos ofrecer lo que queremos, necesitamos más ayuda del estado”, dijo.

La ciudad ha registrado 41 asesinatos este año. / ALEJANDRO CANO, ESPECIAL PARA LA OPINIÓN
La ciudad ha registrado 41 asesinatos este año. (Foto: Alejandro Cano/Especial para La Opinión)

En bancarrota

Actualmente la ciudad se encuentra en bancarrota tras acumular una deuda de 80 millones de dólares en pasivos no financiados y un déficit operativo anual de 49 millones de dólares. En octubre del presente año, la ciudad podría estar libre de problemas tras cuatro años de litigio, añadieron oficiales electos.

Aunado a la crisis financiera está el elevado índice de desempleo, índice de deserción escolar y número de desamparados, lo que en conjunto crea una fórmula volátil, añadió Barrios.

Datos del Departamento de Desarrollo de Empleo (EDD por sus siglas en inglés), indican que en la actualidad la fuerza laboral de San Bernardino es de 83,300 empleos, de los cuales 77,800 están ocupados, dejando un saldo de 5,500, (6.6% de desempleo).

Datos del Departamento de Educación de California señalan que durante el ciclo escolar 2014-15, el Distrito Unificado de la Ciudad de San Bernardino tuvo un índice de deserción de 10.6%. Un conteo de desamparados elaborado a principios de año señala que en San Bernardino radican 564 personas desamparadas, la mayor congregación en el Condado del mismo nombre.

La marcha recorrió varias calles y se detuvo en una iglesia de la zona. /ALEJANDRO CANO, ESPECIAL PARA LA OPINIÓN
La marcha recorrió varias calles y se detuvo en una iglesia de la zona. (Foto: Alejandro Cano/Especial para La Opinión)

‘Desesperante y peligroso’

Para Rosa Barragán Ponce, de 37 años de edad y madre de un niño, la situación que se vive en San Bernardino es desesperante y muy peligroso. Ponce dijo que para evitar problemas y no ser víctima de la imperante violencia, no sale a la calle por las noches ni a comprar despensa y toma las más estrictas medidas de seguridad al hacerlo de día.

“La verdad es que si es muy peligroso, en cualquier momento alguien te hace algo. Hay muchas pandillas, mucha gente vagando en las calles, no hay recursos suficientes para los jóvenes, dejas algo fuera de la casa y te lo roban, en fin, es muy peligroso”, comentó Ponce. “Yo le pido a la gente que oremos por esas almas perdidas para que regresen a la senda del buen camino. Con Dios en el corazón todo se puede”.

Durante la única parada en la iglesia católica San Antonio antes de culminar en la iglesia Bautista Nueva Esperanza Misionera, los participantes rindieron honor a las víctimas de la violencia nombrando cada uno de los nombres, acompañado del sonido de una campana.

En la manifestación participaron latinos, afroamericanos y otras etnias. /ALEJANDRO CANO, ESPECIAL PARA LA OPINIÓN
En la manifestación participaron latinos, afroamericanos y otras etnias. /ALEJANDRO CANO, ESPECIAL PARA LA OPINIÓN

Uno de los nombres que se mencionó  fue de Jaemiah Trammel, de 20 años de edad y residente de Colton, quien recibió un disparo de bala en la cabeza mientras conducía su vehículo. Las autoridades respondieron con cateos a varios complejos de apartamentos y casas de la zona sin dar con los sospechosos. Las investigaciones continúan.

Dicho incidente ocurrió muy cerca del tiroteo que dejo a tres personas muertas, incluyendo a un niño de 9 años de edad el pasado viernes 15 de julio, dijeron las autoridades. Para contrarrestar la violencia, la ciudad de San Bernardino actualmente recibe apoyo del Departamento del Sheriff del Condado, dijo Barrios.

El alcalde de la ciudad Carey Davis añadió que la ciudad debe emplear sus pocos recursos de manera inteligente.El Departamento de Policía de San Bernardino cuenta con tan solo 312 agentes y 150 empleados civiles, para proteger una población que rebasa los 215,000 habitantes.

La marcha de frente común fue organizada por las Congregaciones del Inland Unidas para el Cambio (ICUC por sus siglas en ingles), y contó con la participación de líderes religiosos tales como los reverendos Norman Copeland, Irma Forward, y Sally Burton, así como la presencia de Rafael Delgado, presidente de la Asociación Latino Musulmana de América y Mohammed Zafarullah, de la mezquita Ahmadiyya de Chino, entre otros.

Próxima marcha

La próxima marcha se llevará a cabo el lunes 8 de agosto y el punto de reunión será en la iglesia San Bernardine, ubicada en el 531 al norte de la Calle F, en San Bernardino. Para más información comuníquese con Sergio Luna al (909) 253-9147.