Satanizar inmigrantes: la “estrategia hispana” de Trump

No hubo una sola instancia en que Trump pudiera encontrar algo bueno que decir sobre los inmigrantes, porque desde su perspectiva todos están aquí para delinquir.
Satanizar inmigrantes: la “estrategia hispana” de Trump
Donald Trump en la apertura de la Convención Nacional Republicana.
Foto: EFE

Ya aceptada la nominación presidencial por el Partido Republicano, Donald Trump se enfrasca en el cortejo de votos para ganar la elección general, pero a juzgar por su discurso y por algunos de sus invitados, tal parece que el voto latino sigue estando al final de sus prioridades.

El presidente del Comité Nacional Republicano (RNC), Reince Priebus, anunció esta semana que Trump iniciaría una gira de acercamiento a los hispanos; pero como preámbulo, el magnate dedicó su discurso a pintar a todos los inmigrantes con el mismo brochazo de criminales, aunque diversos análisis concluyan que los inmigrantes son menos propensos a cometer delitos que la población nativa. No hubo una sola instancia en que Trump pudiera encontrar algo bueno que decir sobre los inmigrantes, porque desde su perspectiva todos están aquí para delinquir. Sus aportes a la economía son no existentes.

Como si eso no fuera suficiente, uno de los oradores del cierre de convención fue el Alguacil del Condado de Maricopa en Arizona, Joe Arpaio, archifamoso por aterrorizar a inmigrantes, residentes permanentes y ciudadanos con el uso de perfiles raciales tratando de “cazar” indocumentados.

COBERTURA ESPECIAL DE LAS ELECCIONES

Trump reiteró que levantará el muro, aunque no mencionó que la inmigración indocumentada ha disminuido, y tampoco dijo qué hará con los 11 millones de indocumentados que ya están aquí, aunque ha dicho anteriormente que serían deportados. Criticó las ciudades santuario, aunque incluso las propias autoridades policiacas que tanto alaba han dicho que para combatir la delincuencia es necesaria la cooperación de la comunidad, incluyendo a los inmigrantes indocumentados que son víctimas y testigos de delitos; aseguró falsamente que la criminalidad en la frontera es rampante cuando el propio Buró Federal de Investigaciones (FBI) ha señalado que las ciudades fronterizas tienen tasas de delincuencia más bajas que otras partes de la nación.

Y haciendo honor a aquello de divide y conquistarás, Trump declaró que la inmigración es responsable de la depresión de salarios para afroamericanos y latinos, apelando así a dos sectores electorales donde al presente tiene abismales índices de aprobación.

Los inmigrantes parecen ser la raíz de todos los males que aquejan al país. Los chivos expiatorios, una vez más.

Pero no podía esperarse menos si la persona que escribió el discurso, Stephen Miller, trabajó para el senador de Alabama, Jeff Sessions, uno de los senadores más antiinmigrantes en la Cámara Alta.

Su apocalíptico y nativista discurso fue hecho a la medida para solidificar sus credenciales entre el ala más recalcitrante que ya lo adora.

Pero si su “estrategia hispana” consiste en la demagogia y en satanizar a toda una comunidad, tendrá que verdaderamente cambiar el mapa electoral para ganar la Casa Blanca sin el voto de las minorías. ¿Lo logrará?

Maribel Hastings es asesora ejecuiva de America’s Voice

?>