Portugal sorprende a Argentina y rompe su racha ganadora en Olímpicos

El equipo de Olarticoechea cayó por 2-0 ante los lusitanos. La albiceleste que no perdía un juego desde la edición de Atlanta 96, ya se encuentra cuesta arriba en el torneo olímpico en Río 2016
Portugal sorprende a Argentina y rompe su racha ganadora en Olímpicos
Argentina abrió con el pie izquierdo el torneo olímpico. Portugal le metió dos.
Foto: EFE

El seleccionado olímpico argentino de fútbol cayó por 2-0 en su estreno en Río 2016 frente a Portugal, en el estadio Joao Havelange, por el Grupo D. Previamente, por el mismo grupo y en idéntico escenario, Honduras derrotó por 3-2 a Argelia.

Portugal jugó mejor en los primeros minutos, con más dinámica y prolijidad en el trato del balón, y tuvo su ocasión con una escapada de Fernandes que salvó Rulli en una salida a tiempo para anticiparse a la definición. La Argentina consiguió inquietar con las proyecciones de José Luis Gómez por el carril derecho; el lateral de Lanús tuvo dos buenas ocasiones, primero con un remate que dio en la parte externa de la red, y luego con un toque de primera que se fue al lado del poste derecho.

Dentro de un desarrollo parejo, Ángel Correa también estuvo cerca, pero un defensor despejó su remate cuando estaba frente al arquero, y de manera similar, Cuesta salvó la valla argentina cuando Bruno enfrentaba a Rulli. Con una tarea de menor a mayor, la formación albiceleste terminó mejor en la primera mitad.

En el arranque de la segunda parte, Calleri estuvo a centímetros de anotar el primer tanto argentino con un remate de emboquillada que dio en el travesaño y salió. Portugal se recuperó y se puso en ventaja sobre los veinte minutos, cuando Paciencia tuvo espacio para acomodarse cerca de la medialuna y derrotó a Rulli con un zurdazo esquinado. Poco después, Salvador Agra tuvo el segundo para los lusos, pero el arquero argentino consiguió despejar en el mano a mano.

Olarticoechea metió mano y dispuso cambios ofensivos, pero Portugal aumentó la diferencia en un remate de larga distancia de Pité que tomó mal a Rulli; el arquero se vio sorprendido y la pelota pasó mansamente entre sus piernas.