Ladrones roban de todo y a cualquiera en Los Ángeles

Las autoridades atribuyen este repunte al aumento de varios crímenes, como robo a la propiedad y delitos relacionados con narcóticos
Ladrones roban de todo y a cualquiera en Los Ángeles
Autoridades policiales alertan por el aumento de los robos en Los Ángeles.
Foto: Jorge Morales / La Opinión

Los Ángeles está registrando un incremento en las actividades de los amantes de lo ajeno, una tendencia que se repite en varias ciudades de California y que se atribuye a la degradación de varios crímenes.

Autos, bicicletas, motos, celulares, joyería, carteras, tabletas electrónicas, bolsos, relojes inteligentes y computadoras portátiles, son algunos de los artículos en la lista de los ladrones, quienes se están enfocando en transeúntes distraídos, viviendas sin ocupantes y vehículos sin seguro activado.

Solo en los primeros seis meses del año, la Policía de Los Ángeles (LAPD) recibió casi 47,000 reportes de crímenes contra la propiedad, la categoría en la que se incluyen robos a peatones, viviendas y coches.

Es la cifra más alta registrada desde 2014 y ha preocupado a las autoridades.

Agentes de LAPD toman el reporte de un delito. Foto: Aurelia Ventura/La Opinion
Agentes de LAPD toman el reporte de un delito. Foto: Aurelia Ventura/La Opinion

“Seguimos teniendo problemas con el robo a la propiedad, con los robos simples en la calle, cuando roban celulares o joyería”, dijo hace unos días el jefe del LAPD, Charles Beck.

“Esta es una tendencia nacional, no solo de Los Ángeles. Estados Unidos está sufriendo por el crimen, ocurrió el año pasado y eso continúa”, agregó el titular de la policía angelina.

Algunos creen que este repunte de hurtos está conectado a la Proposición 47 que aprobaron los votantes en el año 2014 y que redujo muchas ofensas no violentas -como robo a la propiedad y delitos relacionados con narcóticos- de delitos graves a menores, para reducir la sobrepoblación carcelaria.

“La Proposición 47 ha inundado las calles de criminales violentos, contribuyendo a que ocurran crímenes en todo el estado”, afirmó Eric Siddall, vicepresidente de la Asociación de Fiscales del condado angelino.

Las imágenes de rateros entrando a las viviendas ahora son comunes en los noticieros de la TV por dos motivos: el aumento de los robos y la instalación de cámaras de vigilancia cada vez más baratas.

La fotografía de un hombre afroamericano que portaba guantes negros para no dejar huellas dactilares fue distribuida por el Sheriff del condado de Los Ángeles (LASD) a finales de julio, pocos días después de que éste robó una casa en un adinerado barrio de Rolling Hills Estates.

El sospechoso de un robo ocurrido en Rolling Hills Estates.
El sospechoso de un robo ocurrido en Rolling Hills Estates.

Utilizó la práctica más común: tocar la puerta, esperar a que nadie le responda y entrar.

“Después caminó alrededor de la residencia, abrió una ventana y entró al lugar”, detalló el LASD.

Pero los delincuentes no se han detenido ni cuando los moradores están dentro.

A principios de julio, tres sujetos llamaron a la puerta de una casa en Rowland Heights habitada por una anciana de 93 años. Su truco fue pedirle entrar a su baño, distraerla y llevarse una caja fuerte que estaba dentro de un armario de la residencia. También una cámara grabó a los sospechosos.

El Sheriff indicó que dos presuntos delincuentes hablaron en inglés y un tercero, en español.

George Hoftstetter, presidente de la Asociación de Agentes del Sheriff de Los Ángeles (ALADS), asegura que los criminales han aprovechado los beneficios de la Proposición 47, que les ofrece programas de rehabilitación de adicciones, para seguir en las calles.

“La verdad es que la vasta mayoría de adictos/ladrones atendió y terminó la rehabilitación ordenada por la corte solo para evitar ir a prisión por los delitos graves que cometieron”, mencionó Hoftstetter.

Los negocios también han sido el blanco de los amantes de lo ajeno. La madrugada del pasado sábado 23 de julio un joven entró a una tienda en el Sur de Los Ángeles, sacó un arma de fuego y apuntó a un empleado para exigirle el dinero en la caja registradora. Y huyó con los bolsillos llenos.

Las agencias del orden advierten que varios robos han ocurrido por negligencia de las víctimas, que dejaron sus artículos a la vista dentro del coche, no cerraron las puertas del vehículo, avisaron en internet que no estaban en casa y caminaron distraídas manipulaban modernos celulares.