Fiyi dio una lección a los inventores del rugby en la final de Río 2016

Fiyi venció 43-7 en la final de Rugby 7 y consiguió así la primera medalla olímpica de su historia en el regreso de la disciplina a la cita veraniega
Fiyi dio una lección a los inventores del rugby en la final de Río 2016
Impresionante lección dio Fiyi a la Gran Bretaña para colgarse el oro en Río 2016.
Foto: EFE

Fiyi le dio hoy una lección de rugby a Gran Bretaña, los inventores de este deporte, en la final de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en la que se llevó el oro con un aplastante 43-7.

El equipo oceánico, en una demostración coral, hizo siete ensayos con siete jugadores diferentes, para darle a Fiyi la primera medalla olímpica de la historia del país, precisamente en la edición en la que el rugby regresó a los Juegos tras 92 años de ausencia.

En un abrir y cerrar de ojos, en un alarde de juego veloz, imaginativo y versátil, Fiyi hizo añicos el cartel que traía Gran Bretaña de poseer la defensa más rocosa del torneo.

Jugando un rugby fácil, a la mano, buscando huecos o creándolos con fintas imprevisibles, los jugadores de Fiyi desarbolaron al equipo británico desde el primer instante.

En la primera parte, el equipo oceánico apoyó nada menos que cinco ensayos, por medio de cinco jugadores diferentes, toda una demostración de poderío, de juego colectivo, que dejó asombrado al mundo del rugby.

El ciclón fiyiano desató su tormenta en el primer minuto, en una jugada a la mano, que culminó Osea Klinisau, placado en el suelo, tumbado boca arriba y estirándose hacia atrás para hacer llegar el balón a la línea.

Esa jugada sólo fue el preludio de un vendaval al que se sumaron Jerry Tuwai, Jasa Varemalua, Leone Nakarawa y Vatemo Ravouvou en la primera parte.

Josua Tuisova acrecentó la ventaja de los oceánicos hasta el 36-0 al comienzo de la segunda y, sólo entonces, el equipo británico consiguió despertar, realizar su primer ataque e inaugurar su marcador, pero la reacción británica no pasó de ahí y Fiyi, con ganas de hacer historia, aún tuvo tiempo para un ensayo más.