El drama de los pescadores de la laguna Cuyutlán

La contaminación de mantos acuíferos por parte de empresas ha causado millonarias pérdidas a las economías domésticas de México

El drama de los pescadores de la laguna Cuyutlán
Imágenes del líquido viscoso aparecen en redes sociales.
Foto: Captura/Twitter

MÉXICO.- Un pequeño grupo de pescadores de Manzanillo, Colima, se encuentra en medio de un drama de poder. Su dicho contra el de una de las empresas más poderosas del país: Grupo México a la que acusan de derramar entre 1,000 y 80,000 litros de combustóleo que compromete la vida saludable de la laguna de Cuyutlán.

El accidente en el cual la compañía Imex, subcontratada por Ferromex –la firma de ferrocarriles de Grupo México- habría roto un tubo cercano a la laguna no fue reportado sino hasta dos semanas después y, según los afectados, hasta que ellos se dieron cuenta que al subir y bajar la marea un líquido negro y viscoso quedaba en las orillas y flotaba sobre el agua.

La contaminación de mantos acuíferos por parte de empresas ha causado millonarias pérdidas a las economías domésticas de México. La organización Greenpeace en su informe “Ríos Tóxicos” señala que siete de cada 10 ríos está contaminado con sustancias mortales para la pesca y el medio ambiente.

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

En tiempos recientes, de un día para otro la laguna Tlajomulco amaneció con millones de pesos muertos ante el silencio de autoridades y empresas que vertieron sustancias sin reconocerlo.

Para evitar un daño similar, los pescadores de Cuyutlán llevan varios días de protesta desde que se enteraron del asunto el pasado 3 de agosto. El pasado martes bloquearon las vías del tren de Ferromex ante la inconformidad de la oferta que les ofrecieron en un encuentro para saldar los daños.

Quieren darnos sólo 300,000 pesos (alrededor de 16,000 dólares)”, dijo uno de ellos ante la televisión local.

La empresa Imex informó a través de un comunicado de prensa que en cuanto ocurrió la fuga se construyeron diques para contener el material, que inició la recuperación manual del producto y también los sólidos.

La alcaldesa Gabriela Benavides reclama a la empresa haber informado incorrectamente sobre la dimensión del derrame. “Dio coordenadas diferentes de donde fue la fuga y por eso protección civil no encontró daños”. El ayuntamiento realiza actualmente un estudio de mecánica de suelo y de contaminación ambiental para medir los daños de manera más precisa.