Elecciones en California: La Proposición 52 afectaría pagos a Medi-Cal

Desvío permanente de fondos federales de Medi-Cal a hospitales privados
Elecciones en California: La Proposición 52 afectaría pagos a Medi-Cal
Mercene reconoció haber buscado expresamente a personas sin hogar en Skid Row para que formaran parte de la trama.
Foto: Archivo/La Opinión

La Proposición 52 es una medida relacionada a los fondos destinados al pago de servicios de salud de pacientes de Medi-Cal. Para poder entender la propuesta, es necesario entender primero en qué se basa el programa de fondos federales o matching funds.

El Gobierno nacional ayuda a pagar por Medicaid (conocido en California como Medi-Cal) con fondos federales. Pero para recibir dichos fondos, cada estado debe contribuir con la misma cantidad. Esto es, por cada dólar que California gasta en Medi-Cal, recibe un dólar de fondos federales (matching funds).

Desde 2009, los hospitales privados pagan un impuesto para ayudar al estado a recibir y aumentar el monto de dichos fondos. En 2015, el estado junto a los hospitales contribuyeron con aproximadamente $4,000 millones de dólares y recibieron a cambio otros $4,000 millones en fondos federales, o matching funds, esto es $8,000 millones de dólares en total, que vuelven a los hospitales, para pagar por los servicios ofrecidos a pacientes de Medi-Cal.

Este programa de fondos federales expira a finales de 2017. De aprobarse la Prop. 52, el programa se hará permanente y la Legislatura no podrá decidir cómo gastar dichos fondos. En años anteriores, parte de los fondos del programa de Medi-Cal fueron desviados al Fondo General del estado. La Prop.52 limita de manera permanente dichos desvíos.

COBERTURA ESPECIAL: ELECCIONES EN CALIFORNIA

Entre quienes apoyan la proposición se encuentra la Asociación de Hospitales de California, que desarrolló la medida, tanto el Partido Demócrata como el Partido Republicano de California y una larga lista de hospitales.

Kevin Riggs, vocero de la campaña Sí a Prop.52, aseguró que la utilización de los fondos que reciben los hospitales está estrictamente supervisada. “Estos fondos siguen al paciente, y se utilizan para atender a aquellos más vulnerables”, señaló.  “Esta medida es una manera de proveer protección a largo tiempo y de evitar la incertidumbre que involucran los procesos políticos”, agregó.

La medida también establece que se necesitan dos tercios de los votos para terminar con dicho programa. Un voto en contra de la medida permitirá que la legislatura pueda cambiar, extender o eliminar el programa con simple mayoría de votos.

En la actualidad, los fondos son reintegrados a los hospitales que proveen servicios de Medi-Cal.
En la actualidad, los fondos son reintegrados a los hospitales que proveen servicios de Medi-Cal.

Entre quienes se oponen a Prop.52 se encuentra el Sindicato de empleados de servicio SEIU-UHW y la organización Californianos a favor de la responsabilidad de los hospitales y la calidad de cuidado.

Quienes se oponen a la medida argumentan que los fondos federales se destinan sólo a los hospitales privados y no llegan a clínicas, ni a otros servicios necesarios de Medi-Cal, como cuidado preventivo y programas de salud. Según sus detractores, la medida favorece a corporaciones, CEOs y ejecutivos de hospitales privados y no controla ni garantiza que los fondos sean utilizados para servicios de salud.

“Estoy de acuerdo en que los hospitales opinen sobre cómo deben ser utilizados los fondos. El asunto es si [los hospitales] deben ser la única voz en el proceso”, opinó David Kieffer, Director de relaciones gubernamentales de SEIU. La medida también ha recibido críticas por tratarse de un presupuesto decidido en las urnas (ballot-box budgeting) que ata las manos de la legislatura en casos de crisis presupuestarias.

Para más información, puedes visitar: http://www.yesprop52.org/   o   http://noon52.com/