Nueva prueba descarta la versión del gobierno sobre Ayotzinapa

Un nuevo experimento científico publicado por Science descarta que hubiera sido posible la quema de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en Cocula
Nueva prueba descarta la versión del gobierno sobre Ayotzinapa
Fosas clandestinas en México.
Foto: EFE

CIUDAD DE MÉXICO .- José Torero, experto en incendios de la Universidad de Queensland, Australia, realizó un experimento con el que descartó de manera definitiva la versión del Gobierno sobre la incineración de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en septiembre de 2014 en Iguala.

El Gobierno mexicano sostuvo que el cártel de narcotráfico Guerreros Unidos asesinó a los estudiantes y quemó los cuerpos en un basurero en Cocula.

Desde entonces, investigadores forenses y diversos grupos de derechos humanos señalaron incongruencias en las pruebas.

Ahora, el renombrado experto en materia de incendios descartó dicha versión en un experimento recogido por la revista Science.

COBERTURA ESPECIAL SOBRE AYOTZINAPA

Los mexicanos no creen en las versiones del Gobierno. Foto: Getty
Los mexicanos no creen en las versiones del Gobierno. Foto: Getty

El peruano, formado en la Universidad de California en Berkeley, ha indagado varios incendios de alto perfil.
Torero incineró cadáveres de cerdos para su experimento. Quemó hasta cuatro cerdos a la vez y determinó que la hoguera necesaria para consumir unos 43 cuerpos no podría haber ardido en el basurero.

Miembros del cártel declararon que incineraron los cuerpos en una pira de madera y neumáticos al aire libre.

//platform.twitter.com/widgets.js

“Según las estimaciones de Torero, para incinerar por completo 43 cuerpos de la manera descrita por los miembros del cartel hubiera sido necesario apilar entre 20 mil y 40 mil kilogramos de madera. Además, el científico puso en duda que fuera posible eliminar casi por completo la materia orgánica de los restos con un incendio a fuego abierto, en lugar de hacerlo en un horno”, explica el artículo de Science.

El científico utilizó madera completamente seca, apilada dejando de lado los neumáticos. Incluso utilizando 630 kilos de madera para un único cerdo de 70 kilogramos, todavía advirtió la presencia de un 10 % de la carne del cerdo después de que el fuego se consumiera.

Por tanto, para incinerar 43 cuerpos de un tamaño similar se hubieran necesitado más de 27 mil kilos de madera, y aún en tal caso, tras el incendio habría subsistido cierta materia orgánica.

Cuando visitó el basurero de Cocula en julio de 2015, Torero no advirtió evidencias de un incendio masivo.

“José sabe lo que dice. No tiene sentido que pueda hacerse desaparecer a 43 personas de esa manera“, afirmó John Lentini, investigador independiente experto en materia de incendios de Islamorada, Florida, que no participó en la investigación.

Eber Betanzos Torres, Subprocurador de Derechos Humanos, Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad, no respondió a solicitudes de comentarios de Science.

“Según Francisco Cox Vidal, abogado y miembro del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para examinar la desaparición y analizar la investigación oficial, los experimentos de Torero son un elemento más para confirmar que la verdad histórica del entonces Procurador General (Jesús Murillo Karam) es imposible“, señala la revista.