Estos son los dos hombres que habrían dejado a tres niñas sin padres

Una niña de 6 años llamó a la Policía de Fullerton para avisar que sus padres estaban muertos

Josh Acosta, de 21 años y Frank Feliz, de 25, fueron detenidos acompañados de una menor que se cree es la hija menor de dos de los fallecidos.
Josh Acosta, de 21 años y Frank Feliz, de 25, fueron detenidos acompañados de una menor que se cree es la hija menor de dos de los fallecidos.
Foto: Cortesía/Policía de Fullerton

Dos hombres fueron acusados el martes de llevar a cabo tres homicidios en una residencia del condado de Orange y dejar huérfanas a tres —dos niñas y una adolescente.

Josh Acosta, de 21 años, y Frank Felix, de 25, fueron acusados de matar a Jennifer Yost, 39, y su esposo Christopher Yost, de 34 en su residencia de Fullerton el sábado.

También serían los responsables de asesinar a Arthur Boucher, de 28, amigos de la pareja.

A las 8:45 a.m. llegaron los agentes a la residencia ubicada en la cuadra 400 de la calle South Gilbert, a donde acudieron tras recibir la llamada atenebrante que realizó una niña de 6 años para avisar que sus padres estaban muertos.

Encontraron los tres cuerpos, y dos niñas dentro de la casa —hijas de la pareja de 6 y 9 años- ilesas.

Al catear la residencia, los agentes se dieron cuenta que faltaba la mayor de las tres hijas de la pareja muerta: Katlynn Goodwill Yost, de 17 años. El sábado se creía que estaba en peligro pero el domingo confirmaron que estaba salva.

Una menor de 17 años, misma edad que Katlynn, junto con los dos hombres, fue detenida por el triple homicidio. La ley estatal prohíbe a las agencias del orden divulgar identidades de menores de edad.

“Este no fue un acto de violencia al azar”, dijo el sargento Jon Radus de la Policía de Fullerton el domingo en un conferencia de prensa, dando a conocer que los sospechosos conocían a las víctimas, algo que confirmó una amiga de la mujer muerta a ABC News.

Melinda Giles contó al noticiero que ella y Jennifer se hicieron amigas tras conocerse en un evento de “furries”, reuniones a las que los invitados acuden vestidos de animales.

Según Giles, fue en uno de esos eventos donde también conoció a los acusados, Felix y Acosta, y que Felix acudía al hogar de los Yost con frecuencia. Tiempo antes del asesinato, detalló la mujer, Jennifer le había comentado que le prohibió a Felix tener contacto con su hija.

Felix y Acosta se encuentran detenidos en la cárcel central de hombres del condado de Orange sin derecho a fianza.

El método y el motivo detrás de la matanza no han sido revelados.

La Policía de Fullerton continúa la investigación.