¿Quién trabaja más, los inmigrantes o los nacidos en EEUU?

Las cifras te sorprenderán
¿Quién trabaja más, los inmigrantes o los nacidos en EEUU?
Los trabajadores del campo no reciben el pago de horas extras sino hasta después de trabajar 10 horas diarias.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

Los inmigrantes con poca capacitación han reemplazado en la fuerza laboral a sus similares estadounidenses, desplazándolos gradualmente y ganando terreno como recurso de mano de obra barata para los empleadores, expresaron expertos durante un foro realizado en Los Ángeles.

El informe, “Los inmigrantes reemplazan a nativos poco calificados en la Fuerza laboral”, elaborado por Jason Richwine, analista de política pública y colaborador de la publicación National Review, fue analizado el lunes por un grupo de expertos en un panel convocado por el Centro para Estudios de Inmigración (CIS).

“En resumen, Estados Unidos ha sido un imán para los inmigrantes con poca calificación laboral mientras los nacidos en el país poco calificados han venido trabajando menos y menos cada vez”, explicó hoy Richwine.

Entre los datos presentados, los participantes destacaron que los estadounidenses en edad laboral que no terminaron preparatoria “trabajaron un promedio de 1,391 horas (equivalente a 35 semanas de tiempo completo) por año entre 2003 y 2015, mientras que los inmigrantes sin grado de secundaria trabajaron 1,955 horas (o 49 semanas de tiempo completo)” por año, en el mismo periodo.

Además de Richwine también participaron en el foro el investigador de políticas y miembro del Instituto de la Empresa Estadounidense, Charles Murray, y Amy Wax, profesora de la Escuela de Leyes de la Universidad de Pennsylvania.

El análisis, que utilizó cifras de la Encuesta Estadounidense sobre Uso del Tiempo (ATUS), destacó que los trabajadores inmigrantes con poca capacitación reemplazaron a los nativos “causando sufrimiento económico y social en las comunidades más afectadas“.

“En la medida en que los nacidos en Estados Unidos salen de la fuerza laboral —ya sea por la competencia con los inmigrantes, los salarios insuficientes, la sobredependencia en los subsidios sociales, la insatisfacción con el trabajo manual o cualquier otra razón- los empleadores recurren cada vez más a los inmigrantes“, anotó Richwine.

“El conjunto de circunstancias ha llevado a los estadounidenses menos calificados a una disminución en la participación de la fuerza laboral y ha sido ámpliamente analizado por reportes de la Casa Blanca y el Instituto para la Empresa Americana entre otros”, destacó Wax.

Los expertos coincidieron en que la fuerza laboral inmigrante actúa como una solución temporal para las necesidades de mano de obra no calificada de los empleadores.

Por lo mismo, acordaron que limitar el acceso al trabajo de los indocumentados no es la solución al problema de desempleo entre los estadounidenses con baja preparación laboral, pero sí afirmaron que el tema obligaría a que los gobiernos y los legisladores tengan que enfrentarlo.

El asunto obligaría a todos a “tomar en serio finalmente la meta de devolverles el trabajo a aquellos en la primera edad productiva”, concluyó el foro. EFEUSA