Indígenas reciben dinero de más, lo regresan y las amenazan con acusarlas de robo

El gerente de una sucursal Bancomer las intimidó luego de que las mujeres regresan el dinero una cajera les dio de más por error

Ante los hechos las víctimas tomaron la decisión de presentar una queja ante a las oficinas de la Comisión de Derechos Humanos.
Ante los hechos las víctimas tomaron la decisión de presentar una queja ante a las oficinas de la Comisión de Derechos Humanos.
Foto: Foto Especial

México – Dos mujeres indígenas del municipio de Coahuitlán, de la Sierra del Totonacapan, Veracruz, fueron intimidadas por el gerente de una sucursal de Bancomer en Papantla, cuando intentaron regresar dinero que una cajera del ese banco les dio de más.

De acuerdo con medios locales, la señora Virginia Juárez, amiga de las mujeres, éstas acudieron a la institución bancaria retirar cierta cantidad de dinero, pero la cajera por error les dio nueve mil 450 pesos de más. Sin embargo en ese momento las cuentahabientes, quienes sólo hablan idioma tutunakú, no revisaron el dinero y se retiraron del lugar.

Más tarde, cuando la empleada del banco se dio cuenta del faltante, contacto a las mujeres para que regresaran el efectivo, y ellas aceptaron con la única condición de que les pagaran el traslado hacia Papantla.

Las mismas fuentes indicaron que fue el pasado viernes cuando las mujeres acudieron nuevamente a la sucursal acompañadas de Virginia Juárez. En dicho lugar fueron recibidas por la cajera, quien no cumplió con el trato y no les pago el dinero acordado, supuestamente por un problema económico.

En ese momento intervino el gerente del banco, quien de forma grosera y prepotente trato de intimidar a las dos mujeres para que sin objeción alguna regresaran el dinero, e incluso las amenazó con solicitar la presencia de la policía.

No obstante, la señora Virginia fue quien confrontó al encargado de la sucursal de Bancomer, y le exigió que respetara a las mujeres, quienes no merecían ningún mal trato por su aspecto y origen, y quienes en ningún momento se negaron a regresar el efectivo que por error la misma institución le entregó, por lo que tampoco debió amenazarlas, relataron medios veracruzanos.

Ante los hechos las víctimas tomaron la decisión de presentar una queja ante a las oficinas de la Comisión de Derechos Humanos, ya que aseguran que la forma en que fueron tratadas se debió a la vestimenta que portaban y por ser indígenas.