Video: Descubre cómo le fue a Usain Bolt en una carrera poco pareja y nada convencional

Treinta contra uno parece un exceso, pero el rey de la velocidad supo cómo sortear el asunto en un acto organizado por el comediante James Corden que tuvo como invitado al actor Owen Wilson

El jamaiquino Usain Bolt no solo es el número uno en la pista, sino que también fuera del óvalo anaranjado. El hombre más rápido del mundo se animó a participar de una carrera fuera de lo común en un estacionamiento, donde sus contrincantes eran una treintena de personas que poco tienen que ver con el running o el atletismo, a tal punto que varios ni siquiera tenían demasiada idea que hacían ahí.

Todo fue armado por el comediante James Corden -conocido en Argentina por ser quien hace cantar a los famosos dentro de un auto– y su equipo del programa “The Late, Late Show”, y el actor de Hollywood, amante de los deportes de resistencia, Owen Wilson. El resto de los participantes fueron los miembros del staff del programa. La previa fue tan poco habitual a lo que siempre vemos. Una mujer mientras realiza ejercicios de movilidad continua procesando datos en su laptop, el guitarrista de la banda fuma mientras elonga sus cuádriceps, otro de los participantes luce sus piernas blancas luego de una década de no usar shorts, mientras que uno de los productores espera la partida en traje -pero sin corbata-.

En la línea de largada Corden es presentado como el autoproclamado “hombre más rápido del planeta”. Usain se alista con plena concentración, como si tuviera rivales de temer. Tras el disparo, con un par de zancadas le alcanzó para sacar un abismo de distancia. Es más que obvio que Bolt ganó trotando, sin dificultad, pero -junto con los 100 metros que lo llevaron a Buenos Aires a competir contra el Metrobus de la 9 de Julio- realizó una de las performances más bizarras de su carrera deportiva. “Soy el número uno. Todo el día cada día, soy el ganador. Usaín Bolt 1, James Corden 100”, bromeó el nueve veces campeón olímpico, en pleno paso de comedia. El humorista, vestido con la indumentaria oficial que usan los velocistas de la isla caribeña, le respondió: “Quisiera haber estado en el top 15, pero este no fue mi día. Esta es la vida del atleta profesional. Algunos días esto viene y otros días no“.

No cabe dudas que el “Rayo”, entiende completamente el juego y brilla bajo los reflectores. Traspasó el mote de estrella del deporte, y también disfruta la atención del público popular, incluso durante sus vacaciones de descanso.