Congresista ofrece ayuda a veterano latino cuyo padre fue deportado

Alan Lowenthal, congresista demócrata por Long Beach, ha prometido su apoyo al ex-infante de la marina Jorge Álvarez para traer a su padre de vuelta a Estados Unidos
Congresista ofrece ayuda a veterano latino cuyo padre fue deportado
Infa Ortiz Alvarez, esposa de José, habla durante una protesta, exigiendo que su esposo pueda reingresar a EEUU.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Un exinfante de la marina que defendió a Estados Unidos durante siete años ahora lucha contra el gobierno de este país para que permitan que su padre, quien fue deportado en febrero de este año, regrese a suelo estadounidense.

Jorge Álvarez dijo que él y su familia manejan a menudo desde Long Beach hasta la frontera para visitar a su padre, pero considera su situación “irónica” puesto que él sirvió al país.

Álvarez, quien es el mayor de seis hermanos, dijo que es muy frustrante que su familia tenga que ver a su padre solo a través de una frontera.

Su padre, José Álvarez, fue deportado a principios de este año después de ser detenido por la policía en la Universidad Estatal de California Long Beach mientras iba a recoger a su hijo Víctor. Su crimen en ese momento fue tener rota una luz trasera de su auto.

Sin embargo, al revisar su historial, se dieron cuenta que tenía un problema relacionado a “un cargo no violento de drogas 21 años atrás”.

Las autoridades locales luego lo enviaron a Inmigración que en cuestión de horas lo deportó a Tijuana.

José era un residente legal en la década de 1980, pero una condena por drogas en los años 90 le quitó su residencia. Después de estar en la cárcel continuó viviendo en el país como indocumentado bajo una conducta intachable, dicen sus hijos. El hombre es padre de seis hijos, uno de ellos un veterano del Ejército.

José Álvarez con su esposa en Tijuana, a donde fue deportado. /Suministrada
José Álvarez con su esposa en Tijuana, a donde fue deportado (Foto: Suministrada)

Los abogados han estado tratando de convencer a los tribunales de Estados Unidos para que otorguen al caso de Álvarez consideración especial.

“Estoy contento de que esté vivo y aún con nosotros”, le dijo Álvarez a la televisora NBC 7 de San Diego el domingo mientras llegaba a visitarlo junto al congresista de California Alan Lowenthal, quien representa el área de Long Beach y prometió ayudarlo.

Lowenthal expresó en la frontera su apoyo al padre del veterano hispano y a su padre, José.

También se comprometió a promover en el Congreso la elaboración de una carta dirigida al presidente, Barack Obama, para que respalde un permiso especial que el legislador solicitará ante al Departamento de Seguridad Nacional.

“(Obama) ha dicho que va deportar a los criminales y no a las familias y este es un caso que contradice las dos cosas”, dijo Armando Carmona, portavoz de la Red Nacional de Jornaleros (NDLON), quien estuvo presente en el encuentro. “Queremos regresar a José Álvarez que es un hombre de familia”.

No vamos a excusar a nadie”, aseveró el congresista. “Todo el mundo debe rendir cuentas. Pero debe ser considerado en el contexto… Él era un modelo americano”.

Mientras los legisladores en Washington pelean acerca de cuáles inmigrantes deberían quedarse en el país, la familia Álvarez continúa luchando para traer a su padre a casa.

Un delito no violento que ocurrió hace tantos años no debe definir quién eres”, dijo Álvarez.

Con información de EFE