Colombia: muere vigilante de edificio, testigo clave en el caso de la niña Yuliana

Aparentemente, Fernando Merchán Murillo se suicidó
Colombia: muere vigilante de edificio, testigo clave en el caso de la niña Yuliana

Las autoridades colombianas hallaron muerto al vigilante que trabajaba en el edificio donde se encontró el cuerpo sin vida de la niña Yuliana Samboní el pasado domingo.

El jefe de la policía de Bogotá, Hoover Penilla, confirmó a BBC Mundo que los familiares del fallecido lo identificaron y que “todo tiende a indicar que fue un suicidio”.

El portero del edificio Equus 66 era uno de los testigos clave en la investigación del homicidio y tortura de Samboní, de 7 años.

La Policía confirmó que el portero había estado de turno el pasado domingo, cuando fue hallado el cuerpo de la niña en un apartamento propiedad de Rafael Uribe Noguera, acusado como autor del crimen.

Según reportes de medios locales, su nombre es Fernando Merchán Murillo y fue encontrado muerto en su residencia en el sur de Bogotá.

Un caso que conmocionó a Colombia

Samboní fue encontrada muerta, el pasado domingo, a las 19:30 hora local con signos de tortura y violencia sexual en el apartamento de Uribe Noguera.

 

yuliana1
Uribe Noguera recibió una orden de arresto cuando se encontraba internado en el hospital por una presunta sobredosis de estupefacientes. (EPA)

La niña, que vivía en una humilde casa en el barrio Bosque Calderón, falleció por asfixia causada por sofocación y estrangulamiento, informó el Instituto de Medicina Legal colombiano.

El principal sospechoso del crimen se enfrenta a cuatro cargos: feminicidio agravado, secuestro simple, acceso carnal violento y tortura.

Un juzgado dictó este miércoles que Uribe Noguera permanezca en prisión mientras se desarrolla la investigación.

El arquitecto de 38 años pertenece a una conocida familia de Bogotá vinculada a la construcción.

Este mismo viernes se realizó el sepelio de la menor de edad en la región Cauca.

Lo que se sabe

Las descripciones de vecinos de Bosque Calderón y cámaras de seguridad permitieron encontrar la camioneta con la que Yuliana había sido secuestrada.

“La menor fue llevada a ese vehículo en contra de su voluntad, fue raptada en la vía pública y llevada, posteriormente, al inmueble donde la encontramos lamentablemente fallecida”, informó el comandante de la Policía de Bogotá.

El caso conmocionó al país.
El caso conmocionó al país. (EPA)

Las pistas llevaron a la Policía hasta el apartamento propiedad de Uribe Noguera.

Sin embargo, el hombre no estaba allí.

El arquitecto, que carece de antecedentes penales, había sido trasladado a una clínica privada con síntomas consistentes de una sobredosis de drogas.

El fiscal general Néstor Humberto Martínez informó que la escena del crimen fue “manipulada” y que “no va a permitir que se obstruya la justicia”.

Debido a ello, la investigación no se limitará a Uribe Noguera, sino que se extenderá a otras personas que presuntamente participaron en los hechos.

Los medios locales reportaron que sus hermanos, Francisco y Catalina, brindaron declaración en el juzgado.

La familia de Yuliana se había mudado a Bogotá procedente del departamento del Cauca hace tres o cuatro meses en búsqueda de “mejores oportunidades”, detalló Penilla.