Si sufres una condición mental, la ley te protege en el lugar de trabajo

Existen medidas legales para evitar la discriminación laboral de quienes tienen depresión u otras enfermedades
Si sufres una condición mental, la ley te protege en el lugar de trabajo
La ley ADA prohíbe el acoso basado en una discapacidad, por lo que si eres víctima de ello debes reportarlo.
Foto: Archivo / La Opinión

La depresión está considerada como uno de los tres mayores problemas en el lugar de trabajo, luego de las crisis familiares y el estrés (Mental Health America). Pero a pesar del estigma general que existe en torno a esta y otras enfermedades mentales, los trabajadores que sufren este tipo de condiciones están protegidos por la ley.

Según información de la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo de los Estados Unidos (EEOC), condiciones como la depresión, o el desorden de estrés post traumático, entre otras, están protegidas contra discriminación y acoso en el lugar de trabajo.

Si tú o alguien que conoces sufre alguna de estas condiciones mentales, tienes derechos que te protegen bajo el Acta de Americanos con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés) e incluso estás autorizado a pedir baja médica debido a tu condición.

Estas son algunas de las protecciones al trabajador que debes conocer:

  1. Un empleador no puede despedirte, saltearte en una promoción, forzarte a renunciar o discriminarte con la excusa de que sufres una condición mental. Antes de hacerlo, debe presentar evidencia objetiva de que no puedes realizar tu trabajo o que presentas un peligro para otros. E incluso en esos casos, debe ofrecerte una alternativa razonable.
  2. Tu condición mental y de salud son privadas. Un empleador no puede indagar en tus cuestiones personales de salud, salvo en los siguientes casos:
  •  Si le pides un arreglo razonable para poder hacer tu trabajo.
  •  Luego de hacerte una oferta laboral, pero antes de que comiences tu trabajo; y siempre y cuando le haga las mismas preguntas a otras personas que comienzan el mismo empleo.
  • En casos de Acción Afirmativa. En estos casos, tú decides si compartes o no tu información.
  •  En el trabajo, siempre y cuando haya evidencia objetiva de que no puedes realizar tu labor, o de que puedes causar un peligro, como resultado de tu condición.

Los trabajadores tienen derecho a pedir un arreglo razonable que les permita realizar su trabajo, como por ejemplo horarios que se acomoden a su terapia, o un espacio suficientemente silencioso para concentrarse y trabajar mejor.

Para llegar a un arreglo razonable debes hablar con la persona a cargo de recursos humanos de tu trabajo. Ciertas empresas requieren que el pedido se haga por escrito. El trabajador necesita describir su situación y presentar documentación del médico.

El acoso laboral basado en una discapacidad está prohibido bajo la ley ADA y debes reportarlo.

Si crees que tu lugar de trabajo viola tus derechos de trabajador, puedes presentar cargos por discriminación dentro de los 180 días en que se produjo la violación laboral.

Para más información, puedes llamar al 1-800-669-4000, visitar la oficina de EEOC más cercana a tu domicilio, o la página de la internet: www.eeoc.gov.